Blogs

lolaleonardo

mis tripas, corazón

Adiós a la ‘cahpa’

Era un jueves cuando la España democrática se llamaba Plutocracia y a media mañana del viernes acudía al registro civil a cambiarse el nombre. Diligente el funcionario comprobó formularios. Preguntó sombrío con tono gris: “¿El nuevo?”
“Aristocracia”. Llovía, pero salió el sol.
“¿Con María?”
“Sin nada; ni sobrenombres, ni apodos, ni apellidos…”
“Ya sabe, es caro”.
“Lo sé. Llevo pagando tantos años…”
Porque venimos y vinimos del mar, trajimos con la espuma palabras griegas. Aristocracia, de aristoi y krátos. Juntamos ambas y nace el gobierno de los mejores. No confundir con la aristocracia playera de salones de cristal y jardines con cóctel de verano; llega olor a coco y a oro blanco. A engrosar ésta aspiran los plutócratas de los que reniegan Dior, su Dios, Siddhartha Gautama, el hijo póstumo de Alá, Aristóteles y la mismísima bonhomía.
El mismo día que el Gobierno de Pedro Sánchez celebraba su primer consejo ministerial, comentaba el panorama la infatigable cañera intemporal Cristina Almeida. Ya había hablado en cuatrocientas ocasiones de los plutócratas del Partido Popular, de ésos tantos y tantos que han sido y son corruptos por encima de nuestras posibilidades y fueron capaces de desintegrar el estado del bienestar, el nuestro, no el suyo, en una sociedad ya noqueada ante tanto varapalo a los derechos y al bolsillo. Y a la dignidad. Y el Gobierno impertérrito, imperturbable, imperfecto.
Hasta que llegó el viernes. Y llegó porque ya habían desfilado mareas a mares: desde el 15M, pasando por las blancas, las verdes, amarillas, azules, arco iris, ya no quedan colores, la calle de las mujeres, los lunes de pensionistas, los coros, los lloros, el hartazgo, la humillación, el saqueo. Basta ya.
Y de todas esas voces oídas, una respuesta al 8M que nos ha paseado por la admiración del mundo, y ya era hora. Mucho más que un guiño. Foto con mayoría femenina a las puertas del Congreso. Aplausos no sólo porque son mujeres (también lo era la envenenadora de Valencia), sino porque tienen formación, experiencia en los campos que ahora siembran y discurso feminista. Y ellos también.
Almeida, entusiasmada por tanta ‘a’, mostró una enorme dosis de alivio (un vial de océano y medio) por la marcha de la caspa; la “cahpa”, que desparrama en el aire con su acento pacense.
Y sí, ellas eran cahposas también. El mismo problema del cuero cabelludo tenían ministras y ministros y bastantes miembros de la extinta familia en el poder. Son muchos los que están afectados por la pityriasis capitis y la van sacudiendo con mantillas de blonda, o rezan a la virgen para su alivio, o se la tiran a las mareas diciendo que es el cuerpo de Cristo amén.
Entre la Ñóñez, el petulante, el que se fue a París a vivir del cuento, el tío Gilito, el que no sabía ni lo que era un cuento y la que no conocía la otra lengua del francés, nos han dejado pobres y cenicientos.
Ya es tiempo de primavera.

Temas

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930