Blogs

Mi adiós a Juan Pablo Ortega

Hoy el temporal ha impedido que las cenizas del escritor Juan Pablo Ortega descansaran al fin junto a sus padres, en su localidad natal, El Espinar. Algo que ocurrirá en próximas fechas. Aquí, mi emocionado y agradecido recuerdo al escritor y al amigo.

JUAN PABLO ORTEGA, UN INTELECTUAL, UN CABALLERO

Este artículo podría tener solo tres palabras, las que vinieron a mi mente tras conocer el fallecimiento de Juan Pablo Ortega. Tres palabras. Las que componen un verso de Antonio Gamoneda, también el título de uno de sus libros: ‘Arden las pérdidas’. Arde el corazón por la ausencia del escritor, del defensor de la educación laica, sobre todo del amigo.juan-pablo

Recuerdo a la perfección el día que le conocí. Comenzaba mi carrera periodística en El Adelantado de Segovia y nos presentó su entonces director, Pablo Martín Cantalejo. “Os vais a entender bien”, dijo al proponerme que le hiciera una entrevista con motivo del premio Planeta a la novela de mayor interés cinematográfico de las presentadas ese año al galardón y que había obtenido por ‘Las dos muertes de un tirano’. No se equivocó. Pelo blanco, ojos reidores, traje Príncipe de Gales. Lo del traje no es un detalle baladí. Juan Pablo era elegante por dentro y por fuera. Cuidaba su aspecto físico y su indumentaria por coquetería, sí, pero sobre todo por respeto a los demás. Y este fue uno de los emblemas de su vida. Respeto, tolerancia, empatía suma. Ningún drama humano le era ajeno y siempre estaba ahí para echar una mano, incluso a los desconocidos. Pero sobre todo a su familia, que era su debilidad. Un afecto, por cierto, muy correspondido.

La vida no siempre le devolvió tanta generosidad. Abandonó España en los sesenta, cuando este era un país difícil para un demócrata convencido, para un socialista que nunca renegó de sus ideas, pero respectó las del adversario con la firmeza de quien de verdad ejerce la tolerancia. Universitarios de Dijon (Francia) y alumnos de los colleges Colby, Vermont y Vassar (los tres en Estados Unidos) tuvieron la suerte de tenerlo como profesor de español. Estoy segura de que fue algo más que un idioma lo que aprendieron de él los jóvenes que acudieron a sus clases.

Con la democracia volvió a España. Y volvió no para cruzarse de brazos, sino para tratar de aportar su grano de arena a la construcción de un país social y culturalmente moderno. Ahora que tanto se oye la palabra patriotismo y se nos llena la boca diciendo ‘España’ muchos tendrían que aprender de alguien que sin jactarse y sin agitar ninguna bandera y menos ninguna bandera de exclusión dio un paso al frente. Hubiera sido un extraordinario secretario de Estado de Cultura un puesto equivalente para el que le llamó Adolfo Suarez y eso que él era, y estaba orgulloso de ello, militante del extinto Partido Socialista Popular de Enrique Tierno Galván, de quien también fue amigo. Pero el sueño de aportar algo de su enorme cultura desde la representación institucional duró un suspiro. Para alguien tan radicalmente honesto, determinados usos del juego político no entraban en su hoja de ruta. A partir de entonces, defendió sus ideas desde sus libros, desde una institución que amaba: la Liga Española para la Educación Laica de la que llegó a ser presidente de honor y, por encima de todo, desde su radical ejemplaridad personal. Nunca se escondió cuando creía que la causa era justa.

Escribió novelas, cuentos, (fue premio Doncel de Literatura infantil), obras teatrales y ensayos. Pero como todo buen escritor fue sobre todo un lector. Siempre le recuerdo leyendo varios libros a la vez y en varios idiomas distintos. Adoraba el ensayo histórico, era un fan silencioso del Real Madrid (“un buen partido también es una obra de arte”, me dijo una vez) y le gustaba la buena pintura, del Renacimiento al siglo XIX. Pero aún recuerdo cómo conseguí interesarle en las vanguardias tras una concienzuda visita al Museo Thyssen, lo que me agradecía con humor siempre que podía. Ah, el humor. Lo que me reí leyendo ‘Los Americanos en América’ o ‘Los terrícolas’, este último, publicado en 1976, ponía una irónica y divertida lente sobre nuestras costumbres desde la perspectiva de un extraterrestre que cae por error en la Tierra. En esta idea también se adelantó. Forges, con quien mantuvo una entrañable relación, fue el autor de la portada. Por cierto, con Antonio Fraguas presentamos en El Espinar uno de sus libros y fue uno de esos momentos que se recuerdan siempre, por la calidad humana de ambos.

Por la vida de una periodista pasa mucha gente y es un misterio por qué algunas de las personas que tienes la suerte de conocer se quedan en tu vida para siempre. Juan Pablo Ortega se quedó en la mía y si alguien cuidaba esa amistad era él. Siempre estaba ahí, sin exigencias, comprendiendo que la vida de un periodista no es la mejor para cuidar de los amigos. Estaba en sus cartas, con esa letra enrevesada que el temblor de sus manos imponía, en las llamadas, en los libros que te llegaban si consideraba que algo debías de leer sí o sí.

Sé que una de las grandes satisfacciones de la última etapa de su vida profesional fue cuando le llamamos para que formara parte del equipo de opinión de la recién estrenada edición de Segovia de El Norte de Castilla. Era la oportunidad de acercarse a sus orígenes y a una tierra en la que a veces se había sentido olvidado. Acudió puntualmente a su cita semanal con los lectores. Muchos de ellos no le conocían personalmente y cuando me alababan sus artículos siempre les contestaba: como persona es aún mejor. En ellos mostraba su inteligencia y ese sentido del humor que afortunadamente nunca le abandonó. Le recuerdo en su casa de Madrid, al lado del ‘Pirulí’, una casa atestada de libros y de esas figuritas sedentes de las que era coleccionista. Un lugar que rezumba paz, la alegría de una vida plena.

Sí. Se ha ido un hombre que por muchas razones parecía de otra época. Por su bondad, por su discreción, por su cultura, por su elegancia… Cuánta falta nos hacen en el momento político y cultural que atraviesa este país personas como él. Juan Pablo, te recordaremos siempre con amor y gratitud y mantendremos ese recuerdo con la esperanza de que ejemplos como el tuyo nos iluminen el camino.

(Publicado en la edición impresa de El Norte de Castilla, el 5 de enero de 2017. La foto es de FOTOPRENSA)

Temas

JUan Pablo Ortega, Liga para la Educación Laica

Sobre el autor

Más que un oficio, el periodismo cultural es una forma de vida. La llevo ejerciendo desde que terminé la carrera. Hace de eso algún tiempo. Me recuerdo leyendo y escribiendo desde que tengo uso de razón. La lectura es mi vocación; la escritura, una necesidad. La Cultura, una forma de estar en el mundo. Dejo poemas a medio escribir en el bolso y en todos los armarios.

enero 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031