Blogs

Jaime Rojas

La canaleja, crónica social de Segovia

El abrazo del oso

Los polígonos industriales ya no son lo que eran. Como todo, salvo la tontuna, son pasto de la evolución de una sociedad que huye de lo viejo y santifica lo nuevo. Estos espacios, que se idearon para sentirse en comunidad y optimizar costes, son ahora más escaparates comerciales que centros fabriles aunque siguen como la fórmula adecuada para ubicar empresas.
Pero no convence a todos; es más, en el medio rural no tienen apetencia alguna por este sistema de todos juntos para repartir los gastos. Desconocía esa realidad hasta que asistí a una jornada regional de los Grupos de Acción Local –sus siglas son poco atinadas– en la vieja pero emprendedora Santa María la Real de Nieva. Allí su alcalde, buen tocayo y empresario también, sorprendió a la concurrencia al mostrarse reacio a los polígonos. Su teoría es que si se crea un espacio de este tipo ninguna empresa querrá instalarse en ochenta kilómetros a la redonda. Que sí, que está muy bien todo esto pero que a los pueblos de alrededor les dan el abrazo del oso para cariñosamente estrangularlos.
Y para corroborar su argumento visitamos la empresa cárnica de Tabladillo, un minúsculo núcleo de los que componen el municipio. Allí contaron que les habían llamado locos por ubicarse «en medio de la nada» y no irse al muy próspero polígono de Valverde del Majano, cercano a la ciudad. Solitos y con más coste en las obras, pero con un par para apostar por la España vacía, esa que si seguimos así cabrá en un solo polígono.

Temas

Sobre el autor

Jaime Rojas, delegado de El Norte de Castilla en Segovia, nos contará, todos los domingos, la crónica social de Segovia, capital y provincia.


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031