Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

SOY WILLIAM BLAKE, ¿CONOCÉIS MI POESÍA?

– Yo nunca quise marcharme. Sé que dijimos que todo había terminado entre nosotros, pero seguías estando en mi corazón. Siempre…. Lo siento, siento haberte molestado…. Nunca he dejado de quererte.
– No puedes detener a las nubes construyendo un barco.
– ¿De veras te llamas William Blake? Cada noche y cada mañana algunos nacen a la desdicha, cada mañana y cada noche algunos nacen al dulce encanto, algunos nacen al dulce encanto, algunos nacen a la noche eterna.
– Eras un poeta, eras un pintor. Ahora eres un asesino de hombres blancos.
– El águila nunca perdió tanto tiempo como cuando quiso aprender del cuervo.
– El revólver será el sustituto de tu lengua. Hablarás con él y así tu poesía se escribirá con sangre.

William Blake se dirige al profundo oeste, al mismísimo infierno de Machine, final de trayecto de un tren que grita humo. Pronto se da cuenta de que el único empleo que conseguirá será el de cultivar margaritas desde una caja de pino. Lo sabe cuando se acuesta con la ex prostituta que ahora hace flores de papel (aunque si tuviera dinero las haría de seda y pondría una gota de perfume francés en cada una de ellas). Sin apenas darse cuenta, Blake se convierte en un fugitivo. Le persiguen asesinos a sueldo, cazarrecompensas que duermen con ositos de peluche y niños pistoleros que acaban convertidos en juguetes de barro. Se une a un indio de nombre Nadie (que consume el peyote prohibido por los diablos españoles) y comienza un lento viaje hacia lo desconocido en el que se tropieza con majaderos travestidos que cazan filisteos, con cadáveres que parecen iconos religiosos y con curas lunáticos que venden munición bendecida por el arzobispo de Detroit. Western disparatado en el que William Blake se convierte en un poeta criminal, en un asesino de hombres blancos con un winchester en las manos y con una pluma que atraviesa corazones. William Blake fue un poeta. En el salvaje oeste es tan solo un hombre muerto. Y, como dijo Henri Michaux, “es preferible no viajar con un hombre muerto”. ¿Seguro que no tienes tabaco?

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


abril 2007
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30