Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

EL PRÓXIMO JUEVES A LA MISMA HORA

– Esto no puede durar. Esta tristeza no puede durar. Tengo que tenerlo presente para controlarme. No hay nada que dure siempre. Ni la felicidad, ni la tristeza. Ni siquiera la vida dura mucho tiempo.
– Me quedé allí mirando mientras el tren se alejaba de la estación. No dejé de mirarlo hasta que sus lucecitas se desvanecieron en la oscuridad.
– ¿Crees que algún día volveremos a vernos?
– Ya es demasiado tarde para hablar de sensatez, para olvidar lo que nos hemos confesado. Y aunque quisiéramos callarlo, nada cambiaría. Lo sabemos. Lo sabemos desde hace mucho tiempo.
– Mi mente no albergaba ningún pensamiento, no siendo el del ardiente deseo de no volver a sentir nada nunca más. No volver a sentir nunca tanta infelicidad.
– No podía soportar la idea de dejarte, pero ahora sé que ese momento tiene que llegar. Mejor dicho, que ha llegado ya.
– ¿De veras podrías decirme adiós y no verme nunca más?

“Sentí el roce de su hombro durante unos instantes y después se fue. Lejos. Desapareció de mi vida para siempre”. Una de las escenas más tristes de toda la historia del cine. “Breve encuentro”: una pasión inolvidable que se apaga con el tren de las 5,40. Alec y Laura soñando viajar juntos a todos los lugares con los que siempre soñaron. Ya es imposible. Ni siquiera han podido despedirse tranquilamente, mirándose a los ojos. Un leve roce en el hombro, un tren que grita en la noche y una vulgar cotorra rompiendo la magia. Diez peniques de coñac para olvidar.

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


octubre 2007
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031