Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

LA INFAMIA DE LEGANÉS

Publicado en El Norte de Castilla el 7 de febrero de 2008.

Encendieron la mecha hace casi tres años. Ahora miran a otro lado o se van a esquiar. Se trata de uno de los casos más vergonzosos e indignantes de los últimos tiempos y, sin embargo, está pasando casi desapercibido. Una denuncia anónima (al más puro estilo de la Inquisición) puso en marcha el podrido proceso que sirvió para que una panda de fundamentalistas acusase al Servicio de Urgencias, encabezado por el Dr. Montes, de 400 posibles casos de sedación irregular de enfermos en situación terminal. Todo ocurrió en el Hospital Severo Ochoa de Leganés. Ahora, después de tanto tiempo, la Audiencia de Madrid ha cerrado el caso dejando claro que ni hubo homicidios, ni sedaciones irregulares, ni mala praxis médica. Los 28 meses de represión dejaron por el camino a 5 jefes de servicio cesados, a 3 supervisores relevados y a 11 médicos que tuvieron que buscar trabajo fuera de Madrid. Durante esos meses, escuchamos los rebuznos de algunos periodistas talibanes que no dudaron en calificar de nazi y asesino al Dr. Montes y de aplicarle el ingenioso calificativo de Dr. Muerte. Incluso después de que la justicia le haya exonerado de cualquier cargo, hemos tenido que asistir atónitos en la misma TVE a los comentarios de cierto bufón que todavía parece tener muchas deudas que pagar a sus antiguos amos. La única realidad es que resulta fascista el que se acepten denuncias anónimas con el único y exclusivo fin de acabar con el prestigio de una serie de médicos y, por encima de todo, de desprestigiar el sistema público de salud. Que nadie se lleve a engaño: todo este escándalo sólo fue una cortina de humo para no hablar de la gestión semiprivada de los nuevos ocho hospitales de Madrid. Los sectores más cerriles del PP insisten en aferrarse al hecho de que desde la destitución del Dr. Montes descendieron las muertes en el servicio de Urgencias un 55%. Lo que no dicen es que, una vez cesado el Dr. Montes, se puso en funcionamiento otro Hospital al que se derivaron la mitad de los pacientes del Severo Ochoa. Ni tampoco dicen que, de inmediato, se dieron órdenes para que los enfermos terminales que llegasen subieran de inmediato a planta porque no querían ni un solo muerto en Urgencias. Los médicos están comenzando a hablar, a contar por todo lo que han pasado durante estos años y a lamentarse de cómo se ha roto la confianza entre médico y paciente. Llevo una semana escuchando los angustiosos testimonios de familiares que han tenido que ver cómo morían seres queridos implorando ayuda. Enfermos terminales que no eran atendidos debidamente por el miedo que tenían los médicos a represalias. Sólo se les puede llamar criminales a los que han provocado que cientos de enfermos terminales hayan muerto con dolores insoportables. Desde luego, el santo inquisidor que ha impulsado todo esto, el mismo que ahora dice estar orgulloso de su gestión, llevará pegado de por vida en la gomina del pelo todo el dolor que su decisión política ha causado. Hoy en día carecer de cuidados paliativos es un delito ya que nos niegan un derecho fundamental, el de morir sin sufrimiento. El PSOE, con su acostumbrada cobardía, pasa de puntillas por el tema y, mientras tanto, los sectores más retrógrados toman posiciones. Que a nadie se le olvide que morir con dignidad es un derecho tan fundamental como vivir con dignidad. Yo sólo espero que los que han provocado todo esto paguen política y judicialmente por lo que han hecho. Que nunca se olvide la infamia de Leganés.

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


febrero 2008
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829