Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

OBJETA QUE ALGO QUEDA

Publicado en El Norte de Castilla el 13 de marzo de 2008.

Yo creo que estoy un poco enfermo: a mí es que Esperanza Aguirre me empieza a poner. La veo como una especia de Agustina de Aragón que, mientras baila un chotis, se deshace de sus enemigos sin apenas despeinarse. Prefiero no pensar en lo que prepara para el aniversario del 2 de Mayo. Por de pronto, afila cuchillos para ponerse en primera línea de sucesión del PP: ha dado una patada a los moscones tipo Gallardón y se rumorea que ya ha adoptado a la niña de Rajoy. La última de sus genialidades es la llamada a la insumisión que ha protagonizado al permitir que los alumnos puedan objetar el próximo curso contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Todo ello, a los dos días de que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía apoyase a unos padres que habían objetado contra dicha asignatura porque, según ellos, vulneraba su derecho a decidir cómo educar a sus hijos según sus propias convicciones morales y religiosas. Aquí hay algo que yo no entiendo. Que yo sepa no se puede llamar al incumplimiento de una ley aprobada por el Parlamento y la asignatura de Educación para la Ciudadanía es una materia obligada por una norma estatal, la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada en el 2006. Sobre todo cuando, además, se ha sabido que el magistrado ponente de la sentencia es hijo del presidente de honor de la asociación que financia las demandas contra Educación para la Ciudadanía. Esta sentencia, encima, choca frontalmente con las dictadas por los altos tribunales de Cataluña y Asturias. Como en democracia las leyes están para cumplirse por encima de cualquier tipo de credo religioso, imagino que el Tribunal Supremo unificará criterios y pondrá las cosas en su sitio si no quiere correr el riesgo de que esto se convierta en un desmadre en el cual todo el mundo pueda objetar cualquier asignatura que no esté de acuerdo con los principios que desee inculcar a sus hijos. Se podría dar el caso, por ejemplo, de que un creacionista objetase contra la asignatura de Ciencias Naturales porque se enseña la teoría de la evolución de Darwin. O que alguien de religión musulmana objetase contra la de Historia del Arte porque el Islam prohíbe la imaginería de santos. Incluso algún tocapelotas podría objetar contra la asignatura de Deportes porque su religión le impide ponerse pantalones cortos o contra la de Matemáticas porque el número ‘pi’ es acojonantemente esotérico. Que esto puede ser un cachondeo, vamos. Así que, puestos a ello, podríamos objetar todos nosotros contra lo que nos apeteciese. Yo objeto, por ejemplo, contra los empresarios que explotan a inmigrantes sin papeles, objeto contra los que rechazan la legalización de los inmigrantes precisamente por lo anterior, objeto contra Losantos, contra la ley d’Hont, contra Raúl, contra Guantánamo. Objeto contra los que agreden a los que no piensan como ellos, objeto contra los maltratadores, contra los que abusan de su poder. Objeto contra los obispos que invierten en viagra y anticonceptivos. Objeto contra las guerras, contra el hambre, contra las desigualdades. Objeto contra Eurovisión, contra la telebasura, contra las subvenciones que van a parar a asociaciones con las que moralmente no estoy de acuerdo. Objeto contra los campos de golf, contra los insolidarios, contra los neocons y contra Agustina de Aragón. Objeto contra los que objetan. En todo caso, objeta que algo queda.

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


marzo 2008
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31