Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

TAIBO II

No deja de resultar descorazonador que los parámetros que regulan el mundo de la literatura se acerquen de manera cada vez más lamentable a los que hace ya tiempo invadieron el cine y la música. Imagino que ésa y no otra es la causa por la que las novelas de Paco Ignacio Taibo II pasen desapercibidas en este santo país o, lo que es peor, no lleguen siquiera a ser publicadas, mientras que en sitios como Francia o EEUU uno se puede hacer sin ningún tipo de problemas con su obra literaria casi al completo. De hecho, PITII, mexicano de Gijón, fundador y organizador de la Semana Negra, el festival dedicado a las literaturas de género más importante, democrático, provocador, mestizo e irreverente del mundo entero, ha sido traducido y publicado en decenas de países con gran éxito y ha sido galardonado con el prestigioso premio Hammet en tres ocasiones. Sin embargo, Spain is different. Ahora, al parecer, una editorial de cuyo nombre prefiero no acordarme tiene pensado lanzar en otoño su última obra, “Muertos incómodos”, novela a cuatro manos escrita por Paco Taibo y por el Subcomandante Marcos cuyos derechos irán a parar a una ONG que realiza labor social en Chiapas.

Descubrí a PITII con la novela “Retornamos como sombras”, tal vez el libro más fastuoso y adictivo de los últimos diez años. Una novela protagonizada por cuatro seudodetectives que regresan veinte años después (protagonizaron en su día una de las obras claves del autor mexicano, “Sombra de la sombra”) y que ahora están dispuestos, como los héroes de Alejandro Dumas, a salvar a su México pinche y lindo de la escoria nazi. En efecto, los recordados Pioquinto Manterola (periodista y calvo), Fermín Valencia (poeta manco y agente secreto), Alberto Verdugo (abogado y demente) y Tomás Wong (proletario resucitado con el apodo de la Iguana Amarilla) regresan a la acción veinte años después: eso sí, más inteligentes, más tercos, más cabrones, más emperrados y menos completos. Pero igual de entrañables. “Retornamos como sombras” constituyó el punto de partida de un particular maratón en el que el gran Houdini tenía nombre de futbolista o, tal vez, de revolucionario zapatista, alguien capaz de convocar en una novela a los mismísimos Sherlock Holmes, D’Artagnan y Emilio Salgari con el fin de vengar la derrota de los parias de la tierra. Luego llegaron algunos otros personajes memorables surgidos de la pluma dionisíaca de Taibo II como el gran José Daniel Fierro, escritor cincuentón de novelas policíacas y verdadero alter ego del novelista, o la periodista indomable, malhablada y chaparrita Olga Lavanderos envuelta siempre, bajo el smog asfixiante de México DF, en turbias historias de secuestros, torturas y asesinatos (y cuyo debut no pudo ser más prometedor: a su jefe lo amenazó con darle un golpe de karácter que le enviaría un güevo a hacerle compañía a las amígdalas). Eso sin olvidar, por supuesto, al personaje más conocido, relevante y querido de Taibo II: Héctor Belascoarán Shayne, un detective privado (consiguió su título gracias a un curso por correspondencia en una academia mexicana) que ya ha protagonizado nueve novelas y que, al parecer, regresa en “Muertos incómodos”; un detective cínico, introspectivo, filósofo, burlón y fatalista, lector de novelas policíacas, aficionado a la cocina china, dueño de una pistola del 38 y que comparte su destartalado despacho con un plomero, un experto en drenajes y un tapicero, mientras por las noches patrulla las calles del DF escuchando por la radio al Cuervo Valdivia.


Hace tiempo que pienso que PITII es el novelista más fascinante, atractivo, hipnótico y recomendable de la actual narrativa en lengua española. Paco Taibo es un escritor para el que las fronteras no existen. Alguien excesivo, inclasificable y heterodoxo capaz de mezclar en sus novelas historia, realismo social, humor, denuncia y misterio con maestría desgarradora. Alguien que domina a la perfección el arte de la complejidad narrativa, con saltos espaciales y temporales tremendamente originales, con personajes desmesurados, con rocambolescas tramas y que, sin embargo, respeta como nadie las normas básicas de la novela de género. Alguien necesario. Un puritito escritor, vaya.

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


octubre 2008
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031