SANGRE BLANQUIVIOLETA


Publicado en El Norte de Castilla el 7 de noviembre de 2008.

Dice el entrenador del Sporting, con esa filosofía de cantina que utilizan muchos futboleros: “Ni ahora somos el Bayer Leverkusen ni antes éramos la última mierda que cagó Pilatos”. Conviene recordarlo. Sobre todo ahora que vienen Los Alpes. La primera etapa se ha saldado con éxito. Por eso es preferible mojarse antes de la lluvia culé y vikinga. Ni ganando a los dos grandes ni perdiendo por goleada con ambos voy a cambiar lo que pienso. Eso lo hacen otros. Los que siempre buscan chivos expiatorios. Los que, siguiendo la moda impuesta por el As y el Marca, cada día dicen una cosa dependiendo del resultado. Yo tengo claro lo que hay. Sé que el Pucela es el segundo o tercer equipo con menos presupuesto de la Liga. Sé que un solo jugador del Madrid o del Barcelona cobra más que toda nuestra plantilla junta. Sé que únicamente hay dos clases de personas: las que son del Pucela y las que no saben de fútbol. Para mí, los jugadores que visten la elástica del Valladolid son los mejores del mundo. Y ahí incluyo a Ogbeche y a Goitom. El que alguien, en el minuto uno, pite a un jugador propio es un descerebrado. Lo ocurrido contra el Huelva fue indignante: le tiran dos melones (inalcanzables salvo para Usain Bolt) a Goitom y la peña comienza a silbarle. La mayoría le insulta. Algunos incluso le confunden con Ogbeche. Los que le silban son los mismos que silbaban a Llorente cuando sustituía a Aduriz. Los mismos que decían que Joseba, tras deslumbrar en Segunda, era un jugador que no valía para Primera. Los mismos, en fin, que aseguraban que Llorente iba a chupar banquillo en el Villarreal. A mí me da vergüenza ajena que se silbe más a los jugadores propios que a los del equipo contrario. Observo cosas que en treinta años no había visto. No me da buen rollo. Hay demasiado agorero alrededor. Incluso amagos de pelea en las gradas. El mameluco que insulta a nuestros jugadores reclama su derecho a hacerlo porque ha pagado su entrada. A los jugadores y al entrenador se les puede criticar. Lo que no es de recibo es lo que está ocurriendo este año en Zorrilla. En los foros y en el estadio sólo se leen y escuchan cosas negativas. A Mendilíbar, el tipo que con un equipucho logró récords inimaginables, muchos le tienen ganas. Discrepo en muchas cosas con él pero es, con todos sus defectos, lo mejor de este equipo. ¿Quieren que vuelva Marcos Alonso o Fernando Vázquez? Algunos culpan a Olabe, alguien que con cuatro duros ha traído gente de la calidad de Escudero, Pedro León, Cannobio o Haris. Yo no sé lo que quiere la gente. E, insisto, hay que ser mandril para pitar a tus propios jugadores en el minuto cinco. Y hay que ser cortito para echar toda la culpa a “los dos negros”. Incluso en algún púlpito público han llegado a insultar gravemente a Ogbeche y a Goitom. Hoy Obama se ha convertido en el emperador del mundo. Bienvenido el black-power. Por aquí andamos con capirote blanco. No exagero. No me parece ni medio normal los insultos racistas que tenemos que aguantar todos los domingos. Los que lo hacen seguro que no forman parte de esos ocho mil que acompañaron en Segunda al Pucela. Qué pronto la gente olvida el infierno de Segunda. Muchos no se pueden acordar porque simplemente no estuvieron allí.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.