Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

EL SUEÑO DE BRUCE

Publicado en El Norte de Castilla el 29 de enero de 2009.

Ya sabíamos que el Boss publicaba nuevo disco el día 27 de enero. El propio Bruce Springsteen nos había ido regalando algunas pepitas de oro de su ‘Working on a dream’ e Internet echaba fuego desde hacía unas semanas. Además, ‘The wrestler’ se había llevado el Globo de Oro a la mejor canción. Estábamos en ello cuando nos abofeteó la noticia: Springsteen actuará en Valladolid durante su gira del 2009. Uno no sabe qué decir. Si fuese verdad, estaríamos ante el mejor espectáculo que nos podrían regalar, ante el mejor concierto de rock de nuestras vidas. Tras el fiasco de Michael Jackson, la cosa del Latino y la fechoría del cocotero de los Stones, nos merecemos este concierto. La Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid se han desmarcado de su organización y la confirmación de lugares de la gira se está haciendo con cuentagotas (aunque, mientras escribo esta columna, acabo de entrar en la página de Bruce y aparece el concierto de Pucela el día 1 de agosto). ¿Bailaremos por fin en la oscuridad con el Boss? Es de esperar que no nos hayan puesto el caramelo en la boca para luego quitárnoslo de forma cruel.
Por ahora sólo podemos consolarnos inyectándonos en vena el nuevo trabajo de Springsteen. Dicen que el rockero de New Jersey ha tenido un sueño; que su lado atormentado y tenso ha dejado paso a un disco optimista, alegre y luminoso; que el (jodido) amor en los tiempos de Bush ha dejado paso al (esperanzado) amor en los tiempos de Obama. Renunciamos de momento a las historias de corazones solitarios y de autopistas atascadas de héroes callejeros. Bruce abandona la Carretera del Trueno y nos regala un sueño. Ahora ya no se enamora de la chica descalza sentada en la capota de un Dodge. Ahora hace cola en el supermercado y se enamora de la cajera. Su último disco no está entre los mejores pero es un puñetazo de adrenalina, un catálogo de buen rocanrol, una bocanada de esperanza. Tenemos temas característicos de su cancionero, polaroids de la América clásica que lleva fotografiando desde hace casi cuarenta años, historias emotivas de personas que persiguen una ilusión, elogios naif de la naturaleza, la pareja y el amor, algún blues eléctrico, recuerdos inocentes y melancólicos al pop de The Byrds o de Roy Orbison y un final intimista, sobrio e intenso, de cantautor maduro y sombrío. Y, por encima de todo, una canción épica que abre el disco, la historia de un forajido en clave de western. Una epopeya de ocho minutos atravesada por un rock desértico y aderezada con armónicas crepusculares que huelen a Ennio Morricone, una canción que pondrá al José Zorrilla patas arriba.
Necesitamos del sueño de Bruce (‘Estoy trabajando en un sueño, aunque a veces lo sienta muy lejano’), necesitamos canciones de la esperanza, del cambio; necesitamos ver a Bruce en Pucela, emborracharnos de su optimismo y de su fuerza, dejarnos arrastrar por la vehemencia vocal del Jefe, por las guitarras, el saxo y la fiesta. Bailaremos con tatuajes en el culo sus canciones legendarias y tararearemos algunos de los himnos rockeros que llevamos grabados a sangre y fuego. Espero que no nos roben también este evangelio con olor a gasolina que forma parte de nuestras vidas. Otra vez no.

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


enero 2009
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031