Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

GUERRA Y DEUDA

Publicado en El Norte de Castilla el 5 de marzo de 2009.

Desde el cuarto oscuro de Internet nos llega la segunda parte de ‘Zeitgeist’, un documental que nos enseñó las mentiras de la religión y las teorías conspirativas sobre el 11-S. Ahora, este apéndice alocado y revelador discurre por los mismos derroteros aunque hay que reconocer que a sus autores se les va algo la olla y acaban pareciendo telepredicadores intentando vendernos la secta de turno. No hay que quedarse en la anécdota casposa y sí en las denuncias terribles y en la clase acelerada de economía ‘on the rocks’ que nos regalan para intentar comprender esa cosita tan cabrona de la crisis.
El tsunami de ideas que vomita ‘Zeitgeist’ gravita sobre un mismo común denominador: «Hay dos maneras de conquistar y esclavizar a una nación: la guerra y la deuda». El dinero ha sustituido a la religión y se ha convertido en el alma de este mundo. Un mundo donde el 1% de la población posee el 40% de la riqueza monetaria del planeta y donde 34.000 niños mueren cada día a causa de la pobreza es un mundo enfermo. El sistema busca esa enfermedad. La naturaleza fraudulenta del sistema es perversa: cada dólar que existe debe ser devuelto al banco con un determinado interés, así que la deuda se convierte en el arma usada para conquistar y esclavizar sociedades. Los bancos, confabulados con gobiernos y grandes corporaciones, perfeccionan y expanden sus tácticas de guerra económica. No nos preocupemos: las crisis forman parte del juego. Un juego en el que siempre los pobres salen perdiendo.
Un sicario económico ex CIA nos desvela las tácticas empleadas por los EE. UU. con el fin de estrangular la economía a nivel mundial. Nada que no sospecháramos. Aun así, la confesión directa no deja de resultar pornográfica. La táctica yanqui es sencilla: en primer lugar, los sicarios económicos ponen sus ojos en un país con recursos, sobornan a sus dirigentes y les venden faraónicos proyectos de infraestructuras. En poco tiempo, el país tiene una deuda tan inmensa que no puede pagarla. No les queda otro remedio que privatizar agua, gas, electricidad, y dar esos servicios a las corporaciones internacionales que los sicarios representan, además de vender a muy bajo precio todos sus recursos naturales. ¿Qué ocurre si el líder de un país no se deja sobornar? Entran en escena los chacales que derrocan gobiernos, provocan golpes de estado o directamente ‘escenifican una muerte casual’. Luego, ponen a hombres de paja que restituyen todo a las grandes corporaciones internacionales. Si fallan los sicarios y los chacales, el tercer paso es la invasión con el ejército. Tras la guerra, llegan los lucrativos contratos para reconstruir un país que ellos mismos han destruido. Lo ocurrido en Irak, Ecuador, Panamá o Guatemala, entre otros sitios, es analizado y explicado. Repugnante, ¿no? Los verdaderos terroristas de nuestro mundo visten trajes de 5.000 dólares. Que a nadie se le olvide. Que tampoco nadie olvide que la escasez económica, bien creada naturalmente o mediante manipulación, es una condición beneficiosa para las grandes empresas. Y que el sistema monetario ha aumentado la brecha entre ricos y pobres. Que nadie olvide, en fin, que es imposible un mundo sin pobreza o sin guerras. Ellos no lo permitirían.

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


marzo 2009
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031