Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

EL FINAL DE UN SUEÑO

Publicado en El Norte de Castilla el 28 de mayo de 2009

Fue hace cuarenta años. La efemérides ha pasado desapercibida pero aquel concierto no sólo fue la última actuación en directo de los Beatles. Aquel show de 40 minutos supuso el final de una década, de toda una época y de lo que ella representaba. El final de un sueño que estuvo a punto de convencernos de que el amor podría con todo. Las imágenes de “Let it be”, el testamento fílmico que los Beatles rodaron en 1969, han vuelto a bailar ante mí como un millón de ojos. Un año antes, habían grabado el famoso “Álbum Blanco” y habían desenterrado el hacha de guerra. Desde 1966, además, habían dejado de actuar en directo. Con el fin de reflotar el Titanic, McCartney propuso volver a sus orígenes, a las grabaciones sencillas, al puro rocanrol. La idea era reunirse los cuatro y ensayar en un local, grabar unas canciones y filmar una película. Como final de fiesta, tenían previsto volver a tocar en directo. Barajaron distintos y exóticos emplazamientos, como tocar en una calle londinense, en un barco o en un anfiteatro romano. Lo que empezó como un ambicioso y fascinante proyecto que llevaría por título “Get Back” (Vuelve) acabaría convirtiéndose en el triste epílogo de “Let it be” (Déjalo estar).

Volver a ver el documental resulta desasosegante. Unos operarios que mueven un piano, una sala vacía, un piano triste. Así comienza. Luego aparece Paul tocando el piano. A su lado, Ringo. Una manzana mordida encima del piano simboliza el final de un sueño, la manzana de Apple Records, el imperio beatle que comenzaba a descomponerse. Salvo algún instante tierno protagonizado por la hija de Paul y alguna que otra broma de Ringo, los momentos de tensión protagonizan el documental. George y Paul discuten amargamente mientras Lennon sólo tiene ojos para la fantasmagórica y asfixiante Yoko Ono. George canta “I me mine” y John y Yoko, ajenos a ello, bailan un vals. Lennon cuenta un chiste que sólo ríe Yoko. Paul intenta corregir a George y éste le amenaza con dejar de tocar. La película es terrible y tristísima porque refleja el fin de una amistad, la de cuatro amigos a los que la vida, las circunstancias y el brutal éxito han ido separando. Los Beatles eran ya un cadáver. Como la década de los 60. Los campos de fresas estaban podridos y ninguno de los cuatro amigos regresaría ya jamás a la Callejuela del Penique. Ellos sabían que no les quedaba tiempo así que decidieron improvisar un concierto. El último. Subieron a la azotea del edificio de los estudios Apple, encendieron los amplificadores y redactaron el testamento final. El resultado, 40 años después, es magnífico y perturbador pero con un leve poso de tristeza. Eso sí, el documento es impagable: señores con sombrero y pipa que escalan los tejados, chicas con minifalda que suben por las escaleras de incendios, gente que desde la atiborrada calle miran hacia el cielo, vecinos que se quejan del ruido y, finalmente, la policía que interrumpe el concierto y pide a los Beatles que desenchufen los amplificadores. Ellos terminan con “Get Back” y ponen punto final al sueño de toda una generación. Lennon, con la ironía que le caracterizaba, se dirige al escaso público de la azotea y exclama: “Espero que hayamos pasado la audición”. Es el fin.

Temas

beatles

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


mayo 2009
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031