Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

DE PASO

“De paso” constituye mi nueva, periódica y necesaria dosis de Paco Ignacio Taibo II. En 1986 ganó el Premio de Novela Café Gijón y llevaba descatalogado un tiempo. Ahora lo ha reeditado y rescatado para los lectores la editorial Bruguera. “De paso” cuenta la vida de Sebastián San Vicente, español elegante y narizón, gachupín anarquista y soviet chopinesco, un anarquista exiliado español que, por casualidades de la vida, se encuentra en Mexico de paso, como la vida misma, implicado en la organización y estructuración de los sindicatos mexicanos de principios del siglo XX, en sitios donde no había propaganda, ni periódicos, ni ideas; lugares donde las patronales hostigaban a los trabajadores, mandaban pistoleros y hacían que el ejército reventase las huelgas.

Taibo ha declarado que se encontró con San Vicente en el Archivo Nacional de Washington, cuando pidió unos documentos y, junto a ellos, vinieron otros por confusión donde se hablaba de la historia de Sebastián San Vicente, un hombre que supuestamente había atentado contra Theodore Roosevelt. El resto es pura investigación y puritita magia ficcionada a cargo del gran Paco Taibo.

Obra de ritmo cinematógrafíco, con capítulos muy breves y mezcla de crónica periodística, reflexión introspectiva, informe policíaco y relato de acción. Muy en la línea de las novelas de PITII cuya literatura le debe tanto a Robin Hood como a Bertolt Brecht: el primero le habla de los libros de aventuras de su niñez; el segundo, le indica dónde poner la mirada. Una obra histórica y negra a partes iguales, heterodoxa, atmosférica y plena de humor. “Sebastián, los hombres normales se enamoran una vez en su vida de una puta; los idealistas se dedican a regenerarlas; pero tú no tienes suficiente con eso, tenías que organizarlas”.

Desde luego, Sebastián San Vicente, con pasaporte de “ciudadanos del mundo” expedido en Gijón, se convierte en uno de esos personajes memorables que tanto abundan en la obra de Taibo2. San Vicente, que durante los tres años recorridos por el paisaje mexicano paseó la idea satánica de que la revolución era parte del paisaje, es un hombre que pasó por los pueblos como viento negro, sembrando ideas descabelladas y encabezando un grupo de cegetistas adeptos de Lenin, Bakunin, la música y la vírgen de Guadalupe. Un tipo, en fin, con una cualidad mágica: estar siempre en el corazón de la hoguera.

Temas

taibo2

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


septiembre 2009
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930