Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

QUE TE PEGO, LECHE

Publicado en El Norte de Castilla el 17 de diciembre de 2009

El patio anda revuelto. El lanzamiento de un zapato por parte de un periodista iraquí a Bush encendió la mecha y, a estas alturas, se puede decir que el inenarrable episodio de la España cañí con Ruiz Mateos de protagonista queda a la altura del betún al lado de las últimas hazañas de los descerebrados de turno. Primero ha sido Hermann Tertsch, periodista de Telemadrid. Alguien le agredió en un local nocturno y, de inmediato, surgieron dedos acusadores. ¿Pero no habíamos quedado hace bien poco en esperar las investigaciones y no hacer juicios mediáticos? Y no ha sido cualquiera el que lo ha hecho: la mismísima Esperanza Aguirre, en plan diva y Lady Gaga, abrió la espita de la infamia acusando directamente a El Gran Wyoming y a un vídeo humorístico de su programa. En él se manipulaban unas declaraciones del periodista y Tertsch se sintió ofendido. Luego llegó lo que él llama una paliza en forma de «fuerte patada por la espalda» que consiguió levantarle «tres cuartas por encima del suelo». Asegura que fue obra de profesionales (patadas como esa sólo las da Chuck Norris) pero las pesquisas policiales contradicen tales palizas de profesionales y hablan de «una vulgar pelea de bar sin intencionalidad política». Resulta absolutamente condenable la agresión pero también lo es vincular los dos temas: ‘El intermedio’ es un programa de humor donde se ríen de todo el mundo, incluidos ellos mismos, y donde ni siquiera los Reyes se han librado de la manipulación de turno. Es más, muchos pensamos que el único que ha hecho apología de la violencia es Tertsch y Wyoming simplemente lo ha ridiculizado. Porque, independientemente de si el montaje es éticamente correcto y más o menos gracioso, el vídeo original no tiene desperdicio, con un periodista de una televisión pública planteando la ejecución de terroristas. Y la cosa no queda ahí. En sus últimas declaraciones avisa a Wyoming de que lo va a pagar caro y añade otra perla: «Los que me agredieron pueden ser moros, antifascistas o gente normal del cine o de la SGAE». ¡Gente del cine! Lo dicho: Chuck Norris. Fuera de bromas: cualquier agresión es despreciable, incluso la sufrida por Berlusconi. Pero, con su comportamiento y sus declaraciones, ¿precisamente Berlusconi se extraña de que haya una excesiva atmósfera de violencia?

Temas

wyoming

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


diciembre 2009
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031