Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

LA NOCHE DE LOS DESEOS

Publicado en El Norte de Castilla el 31 de diciembre de 2009

Debe ser cierto eso de que la tecnología nos acerca a los más lejanos y nos distancia de los más próximos. Estas fechas se han convertido en carne de sms, correos electrónicos y felicitaciones virtuales. Dentro de unas horas, cuando las doce uvas nos recuerden que hemos quemado otro año, volveremos a lo tradicional: los petardos, los cotillones y la eterna lista que todos confeccionamos para que nuestros deseos se hagan realidad. Dicen que esta noche nos conceden 365 nuevas ilusiones. ¿Se han dado cuenta de lo deprisa que corre el tiempo? El tiempo, al fin y al cabo, es el palacio de los dioses. Lo peor de todo es que malgastamos el tiempo en buscar respuestas a preguntas imposibles. Tal vez porque el hombre busca respuestas y sólo encuentra preguntas. Hoy es el momento, sin embargo, de los regalos de amistad, de las sonrisas y de los grandes sueños. Aunque sabemos que las cartas están marcadas desde el principio, aunque sabemos que las calles están llenas de sirenas con el corazón roto, aunque sabemos que la paloma siempre se equivoca, hoy es la noche de los deseos:

Dejar a un lado el sabor de la memoria

Coleccionar esqueletos de tiburones

Dejar de soñar en blanco y negro (como los perros y los borrachos)

Doblar las lágrimas y guardarlas en maletas

Dejar que los recuerdos jueguen al ajedrez

Sacudirnos las cenizas de todas las noches vacías

Convertirnos en pescadores de perlas

Pintar la noche con los colores del arco iris

Dejar de visitar las catedrales donde se lloran los amores perdidos

Saborear el grito del buen vino

Aprendernos de memoria libros prohibidos

Deshacernos de una vez por todas de nuestra alma de lobo

Dejar de ofrecer el plano del tesoro a princesas mentirosas

Borrar las huellas de los bufones

Llamar a las puertas del cielo (como Bob Dylan)

Dejar de abrillantar los malos recuerdos

Volver a componer cantos de sirena bajo el balcón de nuestra particular Julieta

Procurar no pisarle la cola al tigre para no provocar al destino.

Desgraciadamente, estos días son también de felicidad virtual. Un alzheimer pertinaz nos hace olvidarnos muy pronto de nuestras buenos propósitos. Ya lo dicen por ahí. Aviso a toda la población: el simulacro de Paz y Amor ha finalizado. Guarden los langostinos, insulten a sus cuñados y disuélvanse.

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


diciembre 2009
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031