Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

CANCIONES INEXPLICABLES

Aunque me habían recomendado escuchar a Nacho Vegas hasta ahora no había tenido la oportunidad. Tarde, como casi siempre, he escuchado sus cuatro discos más un puñado de EP’s (pequeños trabajos igual de importantes para él con indispensables inéditos) y he entendido a la perfección la leyenda única que este músico ha generado en el desconcertante y triste panorama musical español. Para los que llegan con retraso a la fiesta, “Canciones inexplicables” puede ser una toma de contacto perfecta: se trata de un recopilatorio que desmenuza en dos horas mágicas algunas joyas memorables de Nacho Vegas, veintidós canciones más un instrumental con ecos a western clásico.

Atormentadas y poéticas letras (a años luz de lo que suele escucharse en el pop actual) dan luz a unas melodías originalísimas. Odas malditas a un difunto (El ángel Simón), siniestras leyendas de una mujer fatal (En el jardín de la Duermevela), un himno a un cínico vividor (El hombre que casi conoció a Michi Panero), una preciosa historia de amor transformada metafóricamente en una habitación con goteras (Ocho y medio), son sólo algunos ejemplos de un cancionero único protagonizado por un tipo capaz de conciliar el poético mundo de los cantautores clásico con el enérgico de los indies de principios de los 90 (de los que fue protagonista con Manta Ray).

Personajes femeninos inolvidables (Miss Carrusel, Baby Cat Face, Ana la Friolera o una muy particular Marilyn), penas que nadan en alcohol como Mark Spitz, jardines donde el alma sueña, himnos convertidos en un brindis eterno y, por encima de todo, una obsesión: la de sobrevivir en medio del caos y la saudade (“Te quiero y tengo un plan para los dos: consiste en sobrevivir”). Nacho Vegas dibuja paisajes muy extraños mientras se mueve como pez en el agua buceando entre recovecos melancólicos de Leonard Cohen, melodías a lo Bob Dylan y particularísimos toques pop y folk. La bandera del indiepop intimista que capitanea Nacho Vegas escupe oraciones heladas de terror pero ningún dios parece responderle aún. El tipo que vive al norte del norte no desfallece por eso: “Si hay un fuego aprenderé a arder y si empiezo a arder aprenderé a apagarme”.

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


febrero 2010
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728