Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

LA TORRE DE BABEL

Publicado en El Norte de Castilla el 6 de mayo de 2010

El no poderse comunicar es algo muy jodido. Que se lo digan a un atracador que hace unos días entró en un ‘todo a cien’ de Bilbao y le enseñó al chino que estaba tras el mostrador una nota en la que se leía, literalmente, «somos mienbros e eta como digas o agas algun movinieto directamente vas a recibir un tiro en la cabeza». El pobre chino no entendió ni jota de lo que quería aquel tipo tan raro y le dio un gorro de baño con el escudo del Athletic. Como el fulano insistía, salió de la tienda y preguntó a un marroquí que regentaba un comercio al lado del suyo. Entre los dos no lograban comprender lo que el atracador quería y así estuvieron un buen rato hasta que llegó la Ertzaintza y lo detuvo. Y es que hasta para robarnos necesitamos una lengua con la que podamos entendernos. Por eso resulta muy triste que los políticos españoles, que acostumbran a no entenderse hablando el mismo idioma, hayan decidido que a partir de ahora van a hablarse entre ellos con intérpretes. La broma va a costar 750.000 euros anuales, más otros 600.000 para acondicionar el Senado (cascos auriculares, cabinas para los intérpretes, etcétera). Esquerra amenaza además con extender la propuesta al Congreso. Ya sé que España se enriquece con la multiplicidad de las lenguas de sus comunidades, pero también sé que es profundamente estúpido que una persona con DNI español, y que sabe hablar español a la perfección, pida un intérprete para hablar con compatriotas suyos. Parece que en vez de utilizar la lengua como elemento pacificador de las instituciones algunos prefieren utilizarla como arma de crispación política. Con la cantidad de buenos usos que podríamos darle a la lengua… Sumidos en esta angustiosa crisis no se convocarán oposiciones a bomberos, guardias civiles o enfermeras, pero vamos a tener traductores para regalar y los intérpretes van a tener más trabajo que el chapista de Mazinger Z. En fin, los idiomas deberían de servir para comunicarse y no para levantar barreras. Esa lección no la hemos aprendido. Escucho al maestro Sabina y comprendo que todos los caminos desembocan en la torre de Babel. El poeta que vive en el piso cuarenta de una colmena de la torre de Babel nos avisa pero no le escuchamos: «No hay billete de vuelta una vez que se toma el tren que lleva al apeadero de Babel».

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


mayo 2010
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31