EL BELLO SERGE

Publicado en El Norte de Castilla el 29 de julio de 2010

Una película estrenada recientemente, casi en secreto, nos ha devuelto la figura legendaria de Serge Gainsbourg. A las nuevas generaciones, hijas de Operación Triunfo y de radio fórmulas más o menos repugnantes, su nombre les sonará a chino. Casi mejor. En el actual panorama musical, Gainsbourg desentonaría como un cisne en medio de una piara de cerdos. Serge Gainsbourg comenzó como pianista de cabaret. En ese ambiente conoce a Boris Vian, que le enseña el secreto de las composiciones provocativas y cínicas. Sus primeros discos, en los que flirtea con la chanson francesa y el jazz, pasan desapercibidos. Decide vender su alma al diablo: “Voy a lanzarme al mercado comercial y a comprarme un Rolls”. Las estrellas del momento se disputan sus canciones. Entre ellas la virginal y modosita France Gall, con quien gana el Festival de Eurovisión. Luego canta con ella “Les sucettes”, un encubierto canto a las felaciones. Primer escándalo. Gainsbourg comprende que fabricar manzanas envenenadas es el perfecto trampolín. Comienza a escribir obras maestras, álbumes inolvidables, suspiros febriles perfumados con menta. “Histoire de Melody Nelson” es considerado el primer poema sinfónico del pop. Sus letras juegan con la sonoridad de las palabras, con los dobles y triples sentidos, con la poesía provocativa de raíz existencialista. De chansonnier tradicional pasa a compositor insurrecto. “Es más aceptable hacer rock sin pretensiones que chanson mala con pretensiones literarias”. Bebe del cáliz del vértigo de Alicia en el País de las Maravillas, la Malicia de Lewis Carroll para Gainsbourg. Se cachondea de la estética nazi, canta la Marsellesa en clave de reggae y provoca amenazas y disturbios, escandaliza a medio mundo con su “Je t’aime moi non plus”, lleno de susurros y gemidos, hace discos de rap, compone poemas pornográficos sobre los gritos orgásmicos de una de sus parejas, flirtea con el incesto junto a su hija Charlotte y se pasea por los platós de televisión montando escándalos inenarrables. Es el Gainsbourg del final del camino: sucio, borracho, grosero, un yonki de la nicotina y de las mujeres. Las más bellas pasaron por sus brazos: Juliette Greco, Brigitte Bardot, Jane Birkin y un larguísimo etcétera. El patito feo convertido en el bello Serge. Un genio de armas tomar.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.