Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

BENDITA SEMINCI

Publicado en El Norte de Castilla el 4 de noviembre de 2010

Un año más el telón ha caído. Los labios rojos de la amada se escapan y la magia desaparece de la ciudad gris y plateresca. Nos dicen que esperemos al próximo octubre. La Seminci lleva así jugando con nosotros medio siglo, cambiándonos la mirada y el color. Valladolid es distinta durante una semana. Huele a cine y sabe a cine. Es como un paréntesis de luz. Así ha sido toda mi vida. Nanas de niñas maquilladas a lo Marilyn, perdedores con traje de Woody, bailarines aficionados cantando bajo la lluvia, un ojo atravesando el corazón del poeta. Todo se convierte en fotogramas que taconean mi mente sin descanso. La Seminci sigue al pie del cañón. Con ajustes presupuestarios pero con los ideales a flor de piel. Valladolid es un espejo pintado con los labios rojísimos de la Bacall sobre películas antiguas en blanco y negro. Vallas enteras cubriendo la ciudad, fotos de cine saliendo a la calle a recibirnos y todos saboreando el postre de la Seminci, cremoso de mora, con mousse ligera de trufa blanca y menta, gel de vino tinto y una chocolatina de los labios seminceros. Viva la Seminci y viva Orson Welles, que podría comerte los intestinos como si recitase un monólogo de Shakespeare. Viva la ‘Nouvelle Vague’ y viva Claude Chabrol, que antes de llegar a los cielos nos dejó puñados de magia a razón de 24 fotogramas por segundo. Y viva el cine brasileño, que ‘coisa mais linda’. Perfume de celuloide y el tiempo detenido como en un milagro de sal. Dicen que la cosecha este año ha sido muy buena. Lo ha tenido que ser para que el puzle terrible y tormentoso, tan perfecto como desgarrador, de la canadiense ‘Incendies’ se marchase sin Espiga. El que sí se llevó una Espiga de Honor fue Antonio Banderas. Mención especial para este tipo al que nunca se le ha reconocido su verdadero valor. Pionero en Hollywood, generoso, guapo y mejor actor de lo que algunos piensan. Nada más aterrizar en los USA se comió a Brad Pritt y a Tom Cruise mientras entrevistaba al vampiro como si fuese la puñetera Oprah Winfrey . Hace 21 años se llevó el premio al Mejor Actor en la Seminci. Me topé con él en los soportales del Calderón. Presentaba ‘La blanca paloma’. Yo buscaba a Patricia Adriani. Y allí estaban los dos. Hoy ya sólo son recuerdos que forman parte de mi memoria sentimental. Bendita Seminci.

Temas

seminci

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


noviembre 2010
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930