Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

RANCHO DRÁCULA

La editorial Darkland no ha podido empezar con mejor pie. Se ha sacado de la manga la reedición de dos de las novelas pulp más buscadas por los fanáticos de este género tan bien representado en España por los añorados bolsilibros. La primera de estas joyas recuperadas (a la que acompañará “El fantasma de Baker Street” de Curtis Garland) es la ya mítica “Rancho Drácula”, del más grande de los escritores del pulp hispano, mi adorado Silver Kane.

La historia de esta novela y de su búsqueda durante años por las librerías de viejo daría para escribir una novela. De hecho, hay muchas páginas web y blogs donde se puede rastrear esa búsqueda. Un interesantísimo e imprescindible prólogo del maestro López Aroca cuenta todos los avatares que rodearon la obsesiva búsqueda de esta joya bautizada por algunos como el Santo Grial de las novelas de quiosco. Antes de sumergirse en el apasionante mundo de este weird western resulta muy conveniente y esclarecedor leer el citado prólogo para comprender por qué todos los amantes de los bolsilibros habíamos acabado por obsesionarnos con conseguir esta novela perdida de Silver Kane.

¡Y ahora lo tenemos aquí, en una edición espléndida con portada e ilustraciones de Juanma Cañada Aguilera! A partir de ahí, dispóngase todo el mundo a sumergirse en el apasionante mundo de Silver Kane. En este caso, nos presenta a Harper, un rico minero de Carson City, aficionado a antigüedades más o menos tétricas. La última genialidad de este buen hombre ha sido comprar el ataúd del Conde Drácula, al menos así se lo ha asegurado el vendedor , un fulano que responde al tenebroso nombre de Mortuorio Ferguson y que tiene su tienda en Ghost Street (¡!). A partir de ese momento, la novela no nos dará un solo minuto de respiro. Conoceremos a una banda de forajidos que planea asaltar el vigiladísimo rancho donde Harper guarda sus tesoros, a un par de cazarrecompensas (los hermanos Peter y Lorna Halloran) y a un turbio pistolero, Larry Percival. Eso sin olvidar a la hija de Harper, enamorada de un pánfilo llamado Tom Donald que aparecerá por el rancho con un disfraz poco apropiado. El clímax de la novela (una novela por cierto bastante más extensa que las habituales en las colecciones de bolsilibros) ira creciendo poco a poco, con el acecho de los forajidos, el ataque al rancho y con la espada de Damocles, en forma de superstición, que especula con la posibilidad de que el Conde Drácula llevaría buscando siglos su perdido ataúd y no pararía hasta encontrarlo. Y, claro, todo saltará por los aires cuando uno de los hombres de Harper jure y perjure haberse topado con el mismísimo Conde Drácula… En fin, no es la mejor novela de Silver Kane pero sí posiblemente la más mítica (por todo lo que se había escrito anteriormente alrededor de ella) y es, desde luego un ejemplo más de la portentosa facilidad de Silver Kane para regalarnos historias entretenidísimas con olor y sabor al viejo Oeste, salpimentado en esta ocasión con brochazos fantásticos. Una delicia, vaya.

 

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


agosto 2014
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031