DOSSIER NEGRO

El Dossier Negro es el elemento que nos faltaba para sustentar el prodigioso proyecto que comenzó Alan Moore en 1999 conocido como “The League of Extraordinary Gentleman” del que en El faro de Aqualung ya hemos hablado con anterioridad (http://blogs.elnortedecastilla.es/vicentealvarez/2008/02/13/la-liga-los-hombres-extraordinarios/). Anclado entre los dos primeros tomos y el tercero (compuesto a su vez por tres episodios distintos), el Dossier Negro ha sido el último en llegar a España y ha aportado luz a muchas de las situaciones que ya habíamos leído en los tres tomos publicados. Hay que decirlo ya: “The League of Extraordinary Gentleman” es una de las propuestas literarias más fascinantes que uno haya podido jamás leer. Y es que la manera de mezclar toda la literatura fantástica y de aventuras que emplea el señor Alan Moore en este magno proyecto es de una maestría portentosa. A lo largo de toda la saga aparecen infinidad de personajes y de situaciones que recrean una buena parte de la mejor literatura de toda la historia. Desde luego hay tanta información desplegada que toda la serie acaba por convertirse en una especie de monumental metaensayo sobre la cultura popular que exige una relectura posterior con el fin de no perderse la torrencial cantidad de referencias y homenajes.

Centrándonos en el Dossier Negro nos encontramos con Mina Murray y Allan Quatermain en mitad un mundo en guerra (nada menos que contra Adenoid Hynkel, o sea Hitler versión Alan Moore) y obsesionados con recuperar el Dossier Negro, un peligroso documento repleto de secretos donde figura la historia y las distintas encarnaciones de La Liga de los Caballeros Extraordinarios a lo largo de los tiempos (hasta Don Quijote formó parte de una de ellas). Este es el principio de un cómic fascinante que se desdobla en dos partes que se van alternando: por un lado la historia de los dos protagonistas perseguidos por los esbirros del gobierno y por el otro los contenidos del oscuro documento que Mina Murray va leyendo y que Alan Moore va intercalando para que los conozcamos todos. Una buena parte de estos insertos abandonan el mundo de la viñeta y están escritos en prosa, pero también nos encontramos con postales, con relatos ilustrados, con tiras de prensa. Aparecen páginas perdidas de manuscritos de Shakespeare, biblias de Tijuana, capítulos perdidos de Fanny Hill, informes de todo tipo y relatos paródicos con continuos juegos de estilo (dependiendo de la época retratada) en los que Alan Moore pasa, por ejemplo, del teatro renacentista a la generación beat travistiéndose con maestría de Shakespeare o de  Kerouac. Aparecen, asimismo, todo un carrusel de personajes: Bond, Cthulhu, Orlando, Prospero (fundador de la primera Liga), Gulliver, así como referencias a la película “El Tercer Hombre” o a las contrapartidas extranjeras de la Liga como la francesa Les Hommes Mysterieux y la alemana Die Zwielichthelder. Un alarde de originalidad que desemboca en una parte final que debe visualizarse con gafas 3D y que constituye una auténtica explosión de referencias culturales y un explícito canto a la imaginación. En fin, una obra memorable que lo único que pide es releerla una y otra vez (comenzando desde el primer tomo) para descubrir los guiños que nos ha ido dejando el maestro Alan Moore.

 

 

 

 

 

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.