Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

PLACER CULPABLE

Publicado en El Norte de Castilla el 23 de octubre de 2015

Borges aconsejó durante toda su vida el dejar de leer un libro (aunque fuese un clásico incontestable) si nos aburría: “Si hay libros tediosos para ustedes, no los lean. La lectura debe de ser una de las formas de la felicidad. Si Shakespeare les interesa, muy bien; si Shakespeare les resulta tedioso, déjenlo”. Y el maestro concluía recomendando siempre la lectura hedónica, la lectura del placer. Esto, que parece lo más razonable del mundo, no resulta muy del agrado en el ámbito siempre elitista de la alta cultura. He rememorado a Borges tras leer “Regreso a Baskerville Hall“, de Javier Casis, y acordarme de la pequeña polémica que se suscitó este verano a raíz de la publicación de un artículo de Juan Manuel de Prada que no cayó nada bien entre los seguidores de Sherlock Holmes, a pesar de que en él, el autor de “Coños” se declarase devoto de los pastiches sherlockianos y admirador de las tres obras que Javier Casis ha dedicado al detective de Baker Street. El problema es que De Prada lo hacía a hurtadillas, casi pidiendo perdón, reconociendo su debilidad, o pecado, o guilty pleasure, en voz baja para no decepcionar a sus seguidores, y eso no ha gustado nada a los sherlockianos de pro y a los amantes incondicionales de la novela de género. Volvemos a lo de siempre. Parece que nos han enseñado a pedir perdón cuando nos gusta una novela que nos ha producido placer (como si lo placentero estuviese directamente relacionado con algún tipo de perversión), que nos tenemos que avergonzar por habérnoslo pasado bien, que cierta literatura popular o de género, aunque nos haya entusiasmado su lectura, debe de quedar oculta en nuestro particular armario de secretos inconfesables. Vamos, que un buen libro tiene que ser obligatoriamente difícil y hermético, supongo que para reflexionar sobre él a golpe de cilicio. Una chorrada, o sea. “Retorno a Baskerville Hall”, un pastiche sherlockiano que nos lleva de vuelta al universo de “El sabueso de los Baskerville”, es una auténtica delicia, una novela magnífica, literatura de 24 quilates. Y ni placer culpable, ni cilicios, ni mandangas por el estilo.


 

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


octubre 2015
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031