Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

RESPETO

Publicado en El Norte de Castilla el 8 de abril de 2016

La ecuación se antoja sencilla: el éxito provoca envidia; al instante, aparece la falta de respeto; y, por fin, no tarda en surgir el conflicto. Todo eso lo sabemos bien pero no deja de sorprendernos cada día. Se puede entender que alguien diga que no le gusta Picasso. Está en su derecho. Es cuestión de gustos. Todo es cuestión de gustos. Lo que, sin embargo, resulta inadmisible es que alguien diga que Picasso es una mierda o que no sabía pintar. Ahí es donde surge el conflicto. Aparece cuando otra persona le dice al atrevido “opinador” que no tiene ni puta idea de arte. El éxito (el de los demás, claro) desata nuestros peores instintos. Dudo mucho que sin el éxito de la trilogía Millenium o de la trilogía del Baztán, por poner dos ejemplos conocidos, la gente se preocupase tanto en dejar bien claro su absoluto rechazo a esas novelas. Es fácil criticar. No se necesita ni valor ni coraje. En el caso, además, de obras bendecidas por el éxito se pasa, con complacencia rayana en la crueldad, de criticar a despellejar. Otro ejemplo. Últimamente cada vez que leo o escucho algo sobre la serie Lost, aquí más conocida como Perdidos, es para destrozarla por completo. Ya no es aquella serie que tenía enganchada a medio planeta, que cambió las reglas de juego en el mundo de las series y que se convirtió en la heredera perfecta de los folletines de Alejandro Dumas. Ahora todo el mundo desprecia Perdidos. Es comprensible que a alguien no le guste pero no lo es si añade que Perdidos es más mala que la última cagada de Pilatos y que todos los que la ven son unos retrasados por seguirles el juego a unos guionistas que se ríen del público. Apareció la falta de respeto y con ello el conflicto. Hay cientos de ejemplos, miles, todos los que quieran y en todos los ámbitos de la vida. Cuando se habla de respeto, siempre recuerdo una canción de Calamaro en la que se contaba cómo Alejandro Magno en cierta ocasión se cayó en un río helado en mitad de una batalla. Al levantarse se dirigió a sus hombres: “Me cago en la leche. ¿Os dais cuenta las cosas que tengo que hacer para que me tengáis respeto?”. Respeto. Todo se reduce a eso. No es tan difícil.

Temas

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


abril 2016
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930