Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

LA ISLA DE HÉLICE

la-isla-de-helice“La isla de hélice” (“L’Île à hélice”) es una novela de Julio Verne aparecida de manera seriada en el “Magasin d’Education et de Récréation” durante el año 1895 y como libro en un solo tomo el 21 de noviembre de ese mismo año.

Un cuarteto francés de músicos de cuerda, en ruta desde San Francisco hasta San Diego, es secuestrado y llevado a Standard Island, una gigantesca isla artificial de 35 kilómetros cuadrados que viaja, de archipiélago en archipiélago, a través del océano Pacífico. Sus millonarios habitantes quieren a los músicos para que animen sus fiestas que dan en lo que parece ser un paraíso artificial maravilloso. La isla está dirigida por dos familias violentamente enfrentadas (a babor y a estribor, protestantes y católicos), cuyos hijos, al igual que Romeo y Julieta, se aman. Pero la isla no solo sufrirá los peligros desde el interior, sino también por factores externos se verá gravemente perjudicada (la isla invadida por animales salvajes, unos caníbales secuestrando a uno de los músicos protagonistas, una banda de bandidos asaltando la isla…). De todas formas, la incapacidad de los antagonistas para llegar a un acuerdo acabará por destruir la isla, que queda reducida a un montón de pedazos arrastrados sin rumbo por las corrientes oceánicas.
Verne regresa al mar en una de sus últimas novelas. Lo hace usando otras de sus ideas originales aplicando la ingeniería al límite. Por aquella época, la de sus últimos libros, Julio Verne albergaba sentimientos encontrados respecto a los avances tecnológicos. Y en esta última etapa de su carrera, elevó el tono pesimista y la desconfianza hacia los posibles perjuicios derivados de los avances tecnológicos.

Sin duda, “La isla de hélice” no está entre sus mejores obras. Es más interesante la idea que el desarrollo. No sólo la fantástica idea de una isla surcando los mares sino el habitual pronóstico de inventos increíbles. En este caso un teleautógrafo que transporta la escritura y las imágenes, y que recuerda en muchas cosas la idea de internet. Julio Verne abusa, además, mucho de descripciones convirtiendo la novela, a veces, en una recargada guía de viajes, con exceso de datos de todo tipo sobre flora, fauna, usos y costumbres de las islas que va visitando la isla flotante. Aun así, “La isla de hélice” es Verne en estado puro y, por supuesto, una auténtica gozada.

Temas

julio verne

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30