RÍOS DE LUZ

rios-de-luz1Publicado en El Norte de Castilla el 28 de diciembre de 2018

No estamos acostumbrados a que nos premien, a que nos agasajen, a que pongan en valor nuestros aciertos. Cuando ocurre, nos sentimos desconcertados y recelamos de los oropeles, de las alharacas, de los halagos. La forma de ser del castellano hace que incluso nos incomode. Nos va más castigarnos que ponernos medallas. Quizá por eso no se ha dado el suficiente valor al hecho de que Valladolid haya sido elegida (nuevamente) como la ciudad mejor iluminada del mundo. Ha sido una Organización Internacional (LUCI) dedicada a distinguir los proyectos lumínicos más sostenibles, atractivos, vanguardistas y artísticos, la que ha otorgado el importante galardón. Se han hecho eco de la noticia en todo el mundo. Algún imbécil por las redes sociales comentó que Pucela está bien iluminada para que durante la noche puedas estar cara al sol. Una mezquindad más de los que no saben absolutamente nada de nuestra ciudad. Por eso es justo alegrarse por un premio que señala a Valladolid como la ciudad que ofrece la noche más bella del planeta. La historia comenzó hace diez años. Por entonces el Consistorio decidió desarrollar un proyecto que exaltara el impresionante patrimonio monumental de la ciudad. Para ello se recuperó la Esgueva, el río que regaba con sus múltiples brazos Valladolid, ahora transformados por la noche en auténticos ríos de luz. A lo largo del recorrido, hasta 35 de sus mejores monumentos fueron engalanados con trajes de luz. El burdeos violáceo, color institucional de la ciudad, para los edificios de uso cultural; y para los templos e iglesias, el verde, aunque cambiando al morado, al blanco y al rojo dependiendo de los tiempos litúrgicos del año. Un proyecto hecho enteramente con iluminación LED (con ahorro energético de hasta el 40%) en el que se estudió la piedra de cada edificio para determinar la luz más adecuada y para eliminar todo tipo de sombras. Para conseguir, en fin, la noche más hermosa. Y en Navidad, con el Árbol de los deseos, la bola gigante y las luces navideñas, todavía mucho más. Valladolid, la mejor iluminada. La que arde de pasión. Más que una llama, una luz mágica en perfecta simbiosis con la luz apacible y desmayada de la luna. Como decía Nabokov, “nuestra existencia no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad”. Tal vez sólo podamos aspirar a que ese cortocircuito de luz sea al menos hermoso.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.