POR HACER A TU MUERTE COMPAÑÍA

muerte_companiaTerminando 2018 nos llega una de las sorpresas literarias del año. Una novela extraordinaria y emocionante a partes iguales ambientada en dos momentos muy distintos separados entre sí por casi un siglo. Por un lado, los años veinte y treinta del pasado siglo en una Barcelona sacudida por las luchas obreras de los anarquistas de la CNT, reprimidas brutalmente por el infame pistolerismo auspiciado por el mismísimo gobierno y apoyado por la patronal catalana. Por otro lado, la protagonista (Julia Rovira) investiga en la actualidad la figura de su abuelo, al que nunca conoció, y que sorpresivamente llega hasta ella a través de una misteriosa fotografía en la que aparece junto a Francesc Macià. En ambos planos cabe destacar la presencia de un elemento protagónico muy especial. En el primero, un parque mágico, bautizado como American Lake, que fue inaugurado en 1920 por un adinerado catalán (Artur Costa) que soñó con construir una especie de Montecarlo en la pequeña población de Gavá, a 15 km. de Barcelona. Durante unos años, aquel esplendoroso lugar, con lago, hotel, casino, restaurante e, incluso, un pequeño tren, se convirtió en algo así como el País de las Maravillas… Por otro lado, mientras Julia Rovira rastrea la huella de los espejos (la protagonista ha vuelto a su ciudad, Gavá, veinte años después, algo que suena, por cierto, muy mosquetero, muy Dumas) se reencuentra con su pasado y con un torbellino de emociones repleto de canciones que ponen la banda sonora a su investigación. No puede negarse que el autor sabe encontrar en cada momento la canción ideal que refleja el estado de ánimo de Julia Rovira, y no se puede negar tampoco que tiene un gusto exquisito. Por las páginas de “Por hacer a tu muerte compañía” aparecen desde Springsteen a Bowie, pasando por Neil Young, Lou Reed, Supertramp, Fleetwood Mac, Pink Floyd, Van Morrison, Chicago, Leonard Cohen, Dylan, Queen o Jethro Tull, entre otros. En fin, “Por hacer a tu muerte compañía” se constituye como un sorprendente hallazgo y como una novela necesaria, uno de esos libros que, tras terminar su lectura, tiene la poderosa virtud de acompañarte durante mucho tiempo. Pues eso, relámpagos de azules vibraciones, por hacer a tu muerte compañía, versos para Lorca de parte de Miguel Hernández, una joya memorable que hay que leer, una pepita de oro en la que Albert Villanueva se dedica afanosamente a buscar la herencia de los antepasados, sus tesoros ocultos, sus islas secretas. En “Por hacer a tu muerte compañía” hay un poco de todo: rock, pistolerismo, movimientos anarquistas, el fascinante American Lake (algo así como el Xanadú de Gavá) y Barcelona en llamas. Los recuerdos jugando a la ruleta rusa, el demonio azul del tiempo y el esplendoroso perfume de los héroes añorados. “Por hacer a tu muerte compañía”, el deslumbrante debut literario de Albert Villanueva.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.