SI EL MUNDO ESTÁ EN SUS MANOS

celtas4Publicado en El Norte de Castilla el 1 de marzo de 2019

Fue el pasado fin de semana. En el LAVA. Estreno mundial de un espectáculo único nacido a orillas del Pisuerga. Teatro, música, circo y arquitectura efímera unidos por mágicos vasos comunicantes. Celtas Cortos y Azar Teatro (formaciones pucelanas de exitosa trayectoria) juntando fuerzas para alumbrar una muy estimulante obra-collage que nos invita a pensar. Dos personajes en escena reflexionando sobre nuestro mundo mientras espectaculares números circenses les arropan y la música de Celtas Cortos pone una memorable banda sonora. Ella y él, él y ella, solos, con dificultad para entenderse y encontrarse, nos abren los ojos a nuestra realidad. Una en la que vendemos nuestra humanidad al diablo. Lo hacemos por un falso cuento de hadas a cambio de obedecer ciegamente. La única esperanza que nos queda es no rendirnos. Dejar de ser rebaño. Rebelarnos. Decir basta. Abandonar nuestro cómodo sillón. “Tranquilo, no te pongas nervioso, tranquilo. Tranquilo, majete, en tu sillón”. De todo ello va esta propuesta al alimón de Azar Teatro y Celtas Cortos. De negarnos a seguir cuidando la cadena que ata nuestro pies. De encontrar la manera de escapar. Como muy bien dicen: “si el mundo está en sus manos, que la huida esté en las nuestras”. Bertold Brecht en bandolera y un hilo conductor auténticamente aterrador: la distopía del Gran Hermano convertida hoy más que nunca en realidad por culpa de la tecnología: el “1984” de George Orwell (curiosamente, Celtas Cortos nació en Las Delicias el año 1984). Un mundo despiadado, un mundo de miedo, traición y torturas en el que todos los placeres serán destruidos, un mundo en el que la conciencia de estar en peligro hace ceder el poder a una pequeña casta, un mundo jerárquico basado en la pobreza y la ignorancia, un mundo en el que la guerra es paz, la libertad, la esclavitud, y la ignorancia, la fuerza. Una advertencia desoladora del futuro que nos espera. Lo predijo Orwell. Lo certifican los Celtas Cortos y Azar Teatro. Aquel futuro se ha vuelto real. Bienvenidos a la realidad. En fin, concierto teatralizado imprescindible e impactante, comprometido, rebelde, crítico y necesario. Un espectáculo que empieza con “Odín”, mi canción fetiche de los Celtas Cortos, no es cosa menor. O, dicho de otra forma, como decía el filósofo, es cosa mayor.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.