img
Etiquetas de los Posts ‘

francia

Poder absoluto
Roberto Carbajal 18-05-2011 | 8:07 | 0

Dominique Strauss-Kahn ha sido detenido por tener el cerebro a medio metro de su ubicación natural. Resulta insólito cómo alguien que aspiraba a convertirse en el presidente de Francia salió de una ducha caliente y en cuestión de segundos se echó encima un jarro de agua congelada. Y todo por desear a una persona hacia la que tenía consideración cero, más allá de satisfacer un deseo ancestral. De nada han servido miles de años de evolución. Parece que el sofisticado intelecto del jefe del FMI sucumbió ante la sencillez de los apetitos terrenales. Recientemente, el expresidente de Israel Moshe Katsav ha sido condenado por dos casos de violación y otros delitos de abusos sexuales masivos durante su carrera. ¿Pero qué se esconde tras comportamientos tan deleznables? La erótica del poder dicta que alguien puede encontrar atractivo a quien se siente en la cúspide del éxito por el mero logro de su estatus. Poco importa su atractivo físico. Paralelamente, ese erotismo áulico camina junto al peligro de ser asaltado por quien lo pueda ostentar. Se convierte así en un arma de doble filo.

En España hemos asistido a casos similares. Concejalas que cayeron en el saco de alcaldes sin escrúpulos, llevadas por la erótica del poder o por una ambición política fuera de control. Belleza, seducción y poder, un cóctel que puede arruinarte la vida. Aunque no la de todos. Fijémonos en Bill Clinton. Sus relaciones inapropiadas con la becaria Monica Lewinsky tan solo le pusieron colorado ante las cámaras y contra las cuerdas frente a su esposa. El chico que siempre renacía de sus cenizas tuvo suerte. No va a sucederle lo mismo al bueno de DSK, ni tampoco a los amigos de las conspiraciones, que pensaron en una porque así se digiere mejor todo el pastel. Muchos franceses piensan que se trata una maniobra de los enemigos del encausado. En Francia están acostumbrados a las conspiraciones palaciegas. Se sumergió en otra Dominique de Villepin, urdiendo una contra Nicolas Sarkozy. Le salió rana. Francia siempre fue muy abierta.

Publicado en El Norte de Castilla el 18 de mayo de 2011

Ver Post >
El tamaño no importa
Roberto Carbajal 17-11-2010 | 8:07 | 0

Que España sea la décima economía del mundo no significa que su influencia política corra paralela a su riqueza. Tampoco la población o la extensión territorial cuentan: la superficie de Israel es similar a la de Badajoz, y ambos se parecen en que el agua a veces está y otras no se la espera.

España fue un imperio. Blandíamos una espada y se congelaban hasta los pensamientos. Hoy abrimos la boca y suena música celestial meliflua, en el mejor de los casos. Pero terminado el concierto tan solo permanece un ligero hálito de buenas intenciones. Casi sin darnos cuenta, perdimos fincas y esclavos en el ultramar americano. Más tarde, Marruecos se quedó con los despojos españoles del desierto del Sáhara, valga la redundancia, cuando Franco dejó de respirar. Con anterioridad, a finales de los años sesenta, al dictador le obligaron a entregar Sidi Ifni al reino alahuí. Mi padre había defendido aquella provincia vestido con un uniforme de camuflaje que le sirvió para salvar la vida, pero se ve que no disparó lo suficiente, porque también Hasán II se quedó con aquel terruño. Hace tres décadas el Frente Polisario la tomó con nuestros barcos de pesca. Los marineros canarios salían a faenar y siempre había por la zona unos cuantos saharauis con la artillería. Hoy casi nadie lo recuerda, pero hay que ver cómo se odiaba a esa gente por estos lares.

Los buitres huelen la putrefacción a una distancia considerable. España no es un cadáver pero Mohámed VI, como cualquier carroñero, percibe que nos tiemblan las piernas. El tipo juega con las cartas marcadas: se cobija bajo el paraguas franco-americano y todos a callar. Además ejerce como tapón del integrismo o la inmigración hacia Europa y nuestros gobiernos no tienen ninguna intención de vapulear ningún avispero, a pesar de que a muchos el cuerpo les pida ponerle en su sitio. Como con las armas no podemos hacerlo, podríamos presionar en la UE para desposeerle del trato económico preferencial. Pero hete aquí que necesitamos a Francia para asuntos esenciales.

Puede que el tamaño no importe. Lo que en realidad cuenta es lo que sabes hacer con lo que tienes entre las manos.

Publicado en El Norte de Castilla el 17 de noviembre de 2010

Ver Post >
Cuando matar salva
Roberto Carbajal 10-11-2010 | 8:07 | 0

Suponga que tiene la certeza de que unos terroristas planean acabar con su familia y usted sólo puede evitarlo trazando un plan B. ¿Qué haría? ¿Llamar al 112, llorar en el funeral o salvar a los suyos? No responda aún; tómese su tiempo, pero no lo prolongue demasiado porque quizá en la siguiente cena le falten unos cuantos apóstoles.

Felipe González se encontró con una situación similar durante su mandato. En aquel tiempo, el socialista François Mitterrand reinaba en Francia. La colaboración con España en materia antiterrorista era nula. González se plantó en el Elíseo. Allí compartieron el vídeo de una sucesión de atrocidades cometidas por ETA. Las imágenes de cuerpos mutilados impactaron a ‘monsieur’ Mitterrand y en ese instante nuestro vecino comenzó a implicarse en la lucha contra esta lacra, incrementándose tras la elección de Jacques Chirac.

Hoy muchos están rasgándose las vestiduras por las declaraciones de Felipe González. Ha dicho que tuvo la oportunidad de volar a la cúpula etarra y de ese modo salvar vidas de inocentes. Todavía le asalta la duda sobre si hizo lo correcto no dando la orden. Conviene no olvidar que España en esa época no podía realizar detenciones en suelo francés y tampoco su solicitud en este sentido era escuchada por las autoridades de aquel país. Como dicen que somos una democracia, nuestro Estado no puede actuar como lo haría un gánster. Este extremo nos coloca ante la disyuntiva de saltarnos discretamente el ordenamiento jurídico para preservar la vida de nuestros ciudadanos o anteponer el inoperante protocolo de la decencia aparente. Diferentes gobiernos británicos dieron la orden de eliminar a miembros del IRA antes de que cometieran atentados inminentes. Como ejemplo de referencia, muchos recordarán que en 1988 la primera ministra de hierro Margaret Thatcher ordenó a las fuerzas especiales liquidar en Gibraltar a tres terroristas, evitando así que corriera la sangre en el Peñón. Y podríamos citar a países de nuestro entorno para verificar que, en ocasiones, de las alcantarillas brota un poco de aire fresco. Por cierto, no habrá olvidado que el reloj sigue en marcha y que su familia aún corre peligro… Dé la orden. Se lo advertí al principio.

Publicado en El Norte de Castilla el 10 de noviembre de 2010

Ver Post >
Más que sofocos
Roberto Carbajal 01-09-2010 | 8:07 | 0

Mientras Óscar López pedaleaba por ahí con su bici XXL, en el mundo se han producido acontecimientos de relevancia, aunque caprichosamente conectados. El ‘tour de force’ del líder socialista avanzaba hacia ninguna parte, al igual que el presidente Zapatero, quien se encuentra con el agua al cuello como millones de personas en el globo. En tierras muy queridas, Mohámed VI, un dictador que vive del deporte de sus súbditos, la emprendía con las policías españolas y breaba a palos a un grupo de activistas en el Sáhara, un territorio que no le pertenece. Exteriores ha culpado a nuestros compatriotas y Melilla aguarda a la siguiente rabieta del monarca alauí y el bálsamo de Aznar, el bricomaníaco recalcitrante.

A muchos se les fue la fuerza por la boca, sobre todo en los bares, en donde se pontifica con una ligereza extravagante. Gracias a la inspiración de las bebidas fermentadas, se escuchaba que deberíamos bombardear ‘a los moros’. La idea resulta excitante; más que nada, para ver las secuelas. Es una forma de darle un impulso a la venta de periódicos, algo que más de un editor aplaudiría sin miramientos. Planean ciertas dudas sobre si podríamos hacerlo solos, sin permiso de Francia o Estados Unidos, los grandes avalistas del limbo norteafricano. La guerra puede esperar, habida cuenta de que en España viven cientos de miles de musulmanes, Mohámed VI nos permite pescar y palpitan demasiados intereses en la zona. No olvidemos que su padre, Hasán II, construyó la mayor mezquita del mundo árabe, esbozó una especie de democracia para engatusar a los vecinos, o que el potencial de sus recursos es formidable. Todo apunta a que será mejor dejar en tierra los aviones y continuar haciendo sangre en casa, que es lo nuestro. No somos hermanos; nos toca el rol de primos.

Un talibán mató a tres españoles en Afganistán. Mientras las familias lloraban a sus muertos, Rajoy aprovechó el luto en un mitin y pidió al presidente del Gobierno explicaciones sobre lo que hacían nuestras tropas allí. La conclusión está clara: al líder popular se le salió la cadena de la bicicleta. Casi como a Óscar López, aunque por motivos bien distintos. Ahora que se esfuma la canícula, pertrechémonos contra el sudor frío.

Publicado en El Norte de Castilla el 1 de septiembre de 2010

Ver Post >
Gibraltar y el estrecho
Roberto Carbajal 25-07-2009 | 10:07 | 0

Es fácil hacer un chiste sobre Miguel Ángel Moratinos. Sólo hay que sustituir el nombre con los que bautizaron a Fernando Morán, y listo. Morán fue ministro de Exteriores con Felipe González y el arquitecto de nuestra adhesión a la Europa capitalista. Luego Felipe lo apartó y ya es historia política. El ex ministro se las vio a cara de perro con Margaret Thatcher por la soberanía de istmo y cuentan que estuvieron a punto de llegar a las manos, con todas las apuestas en contra del insigne ex jefe de la diplomacia española, si hubiesen llovido guantazos. El PP ha trasladado su caos al manoseo facilón de Moratinos. Todo viene a cuento de la visita que nuestro canciller ha cursado a Gibraltar, ese pedazo de roca que tiene menos metros cuadrados que muchos cuartos de baño. Con Gibraltar siempre hemos tenido un problema: no es nuestro hijo pero vive en casa por la gorra y aprovecha para saquearnos la cartera. Son menos de treinta mil llanitos, aunque aquel pedrusco alberga más empresas que habitantes. Es la versión burlesca del paraíso terrenal. Está previsto que el estatus fiscal gibraltareño desaparezca en 2010 y el Gobierno quiere seguir de cerca este asunto. Mariano Rajoy ha dedicado un par de días a reírse de España, porque quien se mofa de nuestra representación internacional lo hace también de sí mismo y además legitima que otros se sumen al coro. Lo más cabrón que uno puede encontrarse en el Peñón son los monos y muchos de los ministros principales que en el Apéndice han sido, como Joe Bossano, que tocaba diana cuando estabas a punto de conciliar el sueño. Los célebres macacos gibraltareños no tienen remedio pero las relaciones de España con su ‘okupa’ pueden allanar el camino del entendimiento y quizá el de la soberanía. Estos días, Rajoy y el PP que dice controlar se han hinchado a darle leña al mono de la diplomacia. Alguna prensa se ha hecho eco de las gracietas con desmedido alarde tipográfico. Pero han olvidado centrar el discurso. Francia, que también enredó lo suyo hace trescientos años en lo que ahora nos traemos entre manos, ha declarado la guerra a los paraísos fiscales y Nicolas Sarkozy lo ha dejado clarito. Gibraltar está en la lista y caminamos junto a Sarko en esta batalla. Rajoy ríe y ríe. Mientras, Manuel Fraga ha desacreditado tanta risotada, porque comprende a la perfección la estrategia y ha salido en defensa de la incursión. El artículo décimo del Tratado de Utrecht dice que Gibraltar revertirá a España si Gran Bretaña renuncia a su soberanía. Esto fue avalado por la ONU en 1967 con un par de resoluciones. Es improbable a corto plazo que Londres se desprenda del Peñón a la usanza con que cedió Hong Kong a los chinos, sin preguntar o molestar. Pero hay que tener amplitud de miras y ver qué terreno se puede labrar. Y quien no piense de este modo es que es un estrecho, y no precisamente gibraltareño.

Publicado en El Norte de Castilla el 25 de julio de 2009

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?