img
Etiquetas de los Posts ‘

guardia civil

Tres de tres
Roberto Carbajal 18-04-2013 | 8:07 | 2

Justo el día en que Israel iniciaba la conmemoración de los sesenta y cinco años de su existencia, Dolores de Cospedal le rendía un homenaje con su estilo. Sí, la secretaria general del PP está atenta, aunque su fuerte no sea precisamente el uso de las palabras ni el manejo de los conceptos. Para ser abogado del Estado hay que hincar los codos y tener un memorión; otra cosa es que lo aprendido sirva para razonar y que la inteligencia venga de serie. A Dolores no le ha ido mal; es solo que está algo confusa. Con pose de cantautora tabernaria pija, Cospedal aseguró el domingo que los actos de las plataformas contra los desahucios practican el nazismo. Es decir: marcan las casas con una estrella, roban sus pertenencias a los inquilinos y requisan sus viviendas; se llevan a golpes a toda la familia a un gueto, experimentan con sus cuerpos y, finalmente, los gasean y queman en un campo de exterminio. Vaya, cómo son los defensores de los desahuciados.

Ana Botella no es un ser brillante; que pregunten a León de la Riva, que la conoce a fondo. No es capaz de pensar por sí misma sin su esposo, que tampoco es un genio. Eso sí: a la hora de dar golpes de efecto, la pareja Aznar-Botella no tiene parangón. El ayuntamiento de la primera va a dedicar a Margaret Thatcher una calle de Madrid. Alegan que por su europeísmo, una excusa que no hace más que empeorar las cosas, porque la Dama de Hierro y su partido han defendido siempre todo lo contrario. Tampoco es relevante el hecho de que los británicos se rían ante nuestras narices desde Gibraltar, hostigando a nuestros pescadores, a la Guardia Civil o mancillando la dignidad de España. Aunque, bien pensado, no es mala idea: los argentinos que viven en la capital española enmudecerán cuando vean la placa de quien les masacró en las Malvinas.

El cardenal Rouco recrimina encendido a Mariano Rajoy que incumpla su programa electoral. No es que se refiera a lo esencial, no; él habla del aborto, la educación religiosa en las escuelas y de sus cosillas. Que se ponga a la cola.

Publicado en El Norte de Castilla el 17 de abril de 2013

Ver Post >
Himno, procesión y política
Roberto Carbajal 04-04-2013 | 8:07 | 5

España es un país aconfesional, aunque repetir la cantinela no garantiza que esta realidad cale en la mentalidad de algunos. José María Aznar firmó en 1997 una ley por la que se regula el uso del himno nacional español. En el texto se explica claramente dónde, cuándo o ante quiénes debe sonar esta partitura. Quien lea la norma comprobará que ese código no contempla que la marcha pueda ejecutarse en Semana Santa ni en otros eventos al uso. Pero ya se sabe que en nuestro país existe manga ancha para depende qué actos, habida cuenta de que muchos arrastran consigo un buen puñado de votos. ¡El colmo es desobedecer a Aznar!

Que en España se vulneren las leyes se ha convertido en una costumbre, pero no por eso hemos de guardar silencio. Ignoro la nacionalidad actualizada de las imágenes representadas en los pasos de Semana Santa. Según la tradición, serían judíos originarios de la antigua Palestina y soldados del imperio. Desconozco si sonaba algún himno en la Roma del césar. Seguro que la ‘Marcha Real’ no. Así las cosas, ¿hay quién pueda explicar con argumentos sólidos a santo de qué la banda de turno toca el himno español cuando entran o salen determinados grupos escultóricos? Los personajes representados en esas tallas no cuentan con una patria definida. Desde luego, no son españoles ni palestinos; tampoco israelíes o romanos. En todo caso, si hubiese que inscribirlos en algún registro, podrían ser ubicados en el Vaticano, que es quien ejerce la tutela. Y sería la cobertura cogida por los pelos para que se ejecutase el himno del Papa, no el nuestro.

¿Y los políticos en los desfiles, con medalla y bastón? En una España laica se representa a todo el pueblo, creyentes o ateos. No tiene sentido que caminen detrás de una imagen religiosa o hablen en nombre de toda la ciudad ataviados con sus entorchados. Policía, Guardia Civil o los tres ejércitos, ¿qué demonios pintan esos uniformados escoltando imágenes de una confesión religiosa? No somos capaces de quitamos la herencia franquista ni aunque nos aspen.

Publicado en El Norte de Castilla el 3 de abril de 2013

Ver Post >
Los policías del ministro
Roberto Carbajal 13-07-2011 | 9:03 | 0

No existe un cargo tan agradecido como el de ministro del Interior; ojalá fuese el de Educación, pero estamos en España. Es como nacer con un pan bajo el brazo en el mundo de la política. Salvo contadas excepciones, por razones de luto y cantidad, casi todos los titulares de esta cartera gubernamental se han granjeado las simpatías ciudadanas. Se trata del jefe de los policías que detienen a los malos, enfocados en nuestra lucha contra el terrorismo.

Desde que ETA mataba a cuentagotas, hasta cuando dejó de hacerlo, han sido bandada los miembros de esta organización que han caído en manos de la justicia. Y tras las detenciones, la inherente comparecencia del ministro de turno para dar cuenta de la relevancia del acto. De ahí que, ante una horda cada vez más débil, el titular del ministerio viera cómo crecía su inmaculada imagen pública. No sucedió del mismo modo durante los gobiernos de Felipe González en los ochenta, un periodo en el que los asesinatos eran sinónimo de visceralidad.

No hay más que echar un vistazo a las hemerotecas para darse cuenta de la relevancia de la que goza el cargo. Hasta Ángel Acebes sonó como sucesor de Aznar, y ya es creer en los milagros. José Luis Corcuera no fue lisonjeado, quizá por esa brutalidad parónima que desplegaba el acólito felipista. Hoy se evidencia que Rubalcaba es el político mejor valorado del Gobierno, catapultado hasta la sucesión. Al candidato socialista se le adjudican los éxitos frente a ETA, que es tanto como decir que bajo su cobertura Policía y Guardia Civil han aprendido a hacer su trabajo con eficacia. Si crece la reputación del responsable ministerial es porque la gente considera injustamente que su estrategia fue decisiva para cobrar semejantes piezas. En todo caso, son los servicios de inteligencia y las distintas policías los encargados de cazar al delincuente; Rubalcaba y quienes le precedieron marcan la oportunidad política y tan solo aparecen en la foto. Es una obviedad, pero da la sensación de suceder al revés. Y conviene no olvidarlo.

Publicado en El Norte de Castilla el 13 de julio de 2011

Ver Post >
Marta Domínguez, aturdida
Roberto Carbajal 02-02-2011 | 8:07 | 0

Lo peor que puede sucederle a una atleta de fondo es correr en la pista por la calle equivocada. La campeona mundial Marta Domínguez ha tomado la calle de en medio. En vez de guardar silencio hasta que se pronuncie la justicia, arremete contra la Guardia Civil y deja claro que lo suyo es una persecución política. Dice la palentina que su militancia en el Partido Popular ha sido una de las bazas por las que se ha optado para darle cuerpo a la ‘operación Galgo’. A renglón seguido, esgrime que quiere creer que no, pero que ella es muy reflexiva y que dedica tiempo a usar el cerebro. No queda demasiado claro si tanta cábala espiritosa le sirve para algo.

Lo que sabemos es que ha sido desligada del doctor Fuentes. La jueza que lleva el caso imputa a Domínguez en dos delitos de tráfico de sustancias prohibidas y en uno fiscal, es decir, contra la hacienda pública del país cuya bandera pasea por las pistas. El principio de inocencia es un tesoro al que tenemos derecho. Del mismo modo que los jueces están obligados a perseguir a los delincuentes. Según el auto hecho público el viernes, Domínguez suministró presuntamente trembolona a su colega Alberto García, y éste, EPO a la corredora. Como un intercambio de cromos entre mocosos.

Este asunto será esclarecido cuando toque y todo el mundo sabrá si la medalla de oro que Domínguez lució sobre el podio es plausible. Quizá la impericia hizo que la campeona palentina cayese en la obsesión conspiratoria de Pedro J. Ramírez, quien fue atornillando a la atleta durante la entrevista que tuvo lugar en su canal televisivo de telepredicación. Asegurar que la espada que pende sobre su cabellera tiene connotaciones políticas es un elemento de defensa ridículo. Esgrimir algo tan absurdo como eso no le hace ningún favor, sino todo lo contrario, al menos en lo que concierne a granjearse simpatías. Obviamente, no condicionará la acción de la justicia, que hablará con más rotundidad cuando ate todos los cabos sueltos y dicte sentencia. Las palabras son plata; el silencio, oro.

Publicado en El Norte de Castilla el 2 de febrero de 2011

Ver Post >
Reos de guante blanco
Roberto Carbajal 24-03-2010 | 8:07 | 0

La cárcel es el espacio ideal para quienes desean vivir eternamente. El tiempo entre rejas se estira tanto, que para sí lo quisiéramos los inocentes. No es que produzca envidia carecer de libertad, aunque si te condenan a quince años y te desenjaulan con mil millones de pesetas tal vez merezca la pena. Más que nada por tener asegurada la jubilación. Luis Roldán robó a los huérfanos de la Guardia Civil, metió la zarpa en las obras de las casas cuartel y le hincó el diente a los fondos reservados. Ahora corretea por ahí pidiendo justicia para los que fueron más listos que él. Roldán exhibía un título universitario falso; no le hubiera hecho falta tanto alarde, porque poseía un ‘cum laude’ en una maestría a la española, de tintes quevedescos, esa de ejercer como un pillo de armas tomar.

El ‘caso Roldán’ llamó mucho la atención por el estrambote y gracias a esa bufonada que lo adornó. Este sujeto asegura que el dinero se lo dio a su amigo Paesa; debió pensar, mientras me dan caza, el botín pa’ese. Este ex espía y vividor desaparecido murió varias veces. De hecho, su hermana publicó una esquela en un periódico de ámbito nacional y luego resucitó cual Jesús de Nazaret. Más tarde volvió a morir y se cree que ahora vive en París por la generosidad de Roldán. Qué cosas. Con amigos así no necesitas un lifting.

Pero despiertas y raro es el día en que no salta otro caso de presunta corrupción en la indescriptible España. La ‘princesa de Mallorca’, encausada y medio Unión Mallorquina, enfangado. Pero la tradición hay que mantenerla, y una isla imprime carácter. El antiguo presidente balear Jaume Matas gobernaba mientras las mataba callando. Ayer comenzó su vía crucis. Supuestamente, se lo llevó en crudo. Construyó con fondos públicos el polideportivo Palma Arena a un precio que no hacía justicia a su nombre. Más apropiado hubiera sido el bautismo de Palma Empleo, por lo difícil que resulta encontrar uno. Lejos de lo que pueda depararle el futuro al ex capo popular, cabe preguntarse por qué los mecanismos de control de la Administración simplemente no funcionan o, cuando parece que sí, el daño es ya irreparable. Me niego a pensar que todos atesoremos un pillo. Lo que estamos es relajados.

Publicado en El Norte de Castilla el 24 de marzo de 2010

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?