img
Etiquetas de los Posts ‘

psoe

Superlópez y compañía
Roberto Carbajal 14-03-2013 | 8:07 | 3

El capricho quiso que Óscar López naciese el mismo año que su primo del cómic, Superlópez, creado por Jan en 1973. El héroe de la historieta era un remedo de Superman en versión hispana. Existían similitudes en las referencias de las viñetas españolas y la editora estadounidense demandó a la de nuestro autor. A diferencia de lo sucedido con el celebérrimo cómic, Óscar López nunca verá un juzgado por acusaciones tan inverosímiles como copiar el comportamiento político de nadie. Su forma de entender la vida pública es genuina. Consiste en abanderar la torpeza por vocación. Es cegador que te asciendan cuando sólo haces que encadenar errores. Nos hacemos cargo.

Rubalcaba subió a López al cadalso, pero no activó la palanca. Preguntado sobre el escándalo de Ponferrada, Alfredo dijo no conocer los detalles de la operación porque “era un asunto que había llevado Óscar”. Tanta solidaridad conmovió a todo el país y tal vez al grandullón de López. Es comprensible que le cegase la operación: perdió las elecciones clamorosamente y tiene el partido hecho unos zorros. Vio la oportunidad de ofrecerle a su jefe una pieza cobrada gracias a su gestión y no midió, porque cuando te ciegas no mides. Imaginemos el sagaz cálculo de López: “Pactamos con el acosador para que se vaya y nos entregue el ayuntamiento. Nos quedamos nosotros y listo. Vendemos que lo hemos echado y enarbolamos la bandera de la defensa a ultranza de las mujeres”. Hasta aquí el cálculo. Vayamos con el resultado: Pactas con un acosador, hundes aún más a la corte de Rubalcaba, se os echa la gente encima, traicionas el ideario del partido, tus concejales lo abandonan y lo descabezan en Ponferrada, y ahora el ayuntamiento está en manos del acosador y su gente, porque tus antiguos compañeros los necesitan para gobernar en aquella ciudad. Cuánta inteligencia despreciada.

Óscar López debe de pensar que dimitir es un nombre ruso. No es lo mismo ser un político gigante que un gigante de la política. Como dicen por estas tierras, “Largo, largo y para nada valgo”.

Publicado en El Norte de Castilla el 13 de marzo de 2013

Ver Post >
La tabla periódica
Roberto Carbajal 07-03-2013 | 8:07 | 1

El PSOE está a punto de saltar por los aires gracias a un químico. Nadie mejor para dinamitar la socialdemocracia nacional que quien experimenta con sustancias volátiles e inflamables. Lavoisier propuso hace más de dos siglos que los elementos se agrupasen en metales, no metales, metaloides y metales de transición. Fue un conato simplista de clasificar tanto material, pero viene al caso. Rubalcaba ha pasado por estos cuatro estados primigenios a lo largo de su trayectoria política. El secretario general socialista corrió los cien metros en once segundos durante su etapa universitaria, un hombre con una voluntad de hierro y músculos de acero. Una vez sumergido en el caldo de la alta política, el factótum socialista comenzó a labrarse una reputación ambivalente, hermanando así con el mercurio, metal de transición al que no hay que perder de vista por si acaso.

Rubalcaba se convirtió al final en el hombre más temido de España. Ministro del Interior y vicepresidente con Zapatero, este velocista cántabro llegó a advertir a un diputado que escuchaba todo lo que decía e hizo temblar al personal. Aquella era la fase en la que podríamos asignarlo a los metaloides, en la que Lavoisier incluía nada menos que el arsénico y el polonio, dos sustancias útiles para enviudar prematuramente o liquidar a un espía. Una vez desposeído de todo poder en el Gobierno, nos topamos con alguien desnudo impelido a enfrentarse con la bestia en medio del coliseo. Es en este punto en el cual queda al descubierto quién es de verdad este hombre. Elegido como si fuera el oxígeno del moribundo, Rubalcaba se colocó por los pelos como jefe del partido. Englobado en los no metales, la otrora bicha del PP reúne hidrógeno y fósforo, que dinamitarían el bipartidismo fuerte que necesita España en manos de un chiflado.

El ruso Mendeléyev creó la actual tabla periódica, ampliada con la contribución de otros. Pero es el químico español quien nos preocupa, porque ha perdido el control de los elementos. Rubalcaba y el helio: dos gases inertes.

Publicado en El Norte de Castilla el 6 de marzo de 2013

Ver Post >
Tragedia socialista
Roberto Carbajal 08-02-2012 | 8:07 | 7

El comportamiento humano goza de una garantía de la que carece cualquier otro espectáculo: la diversión esperpéntica. El pasado fin de semana se libró una batalla para ver quién se quedaba con la silla de Sevilla. Hubo un punto en que podrían haber votado a Felipe González, un buhonero que no se presentaba. En su lugar, la masa socialista optó por el segundón de los gobiernos socialistas, en un acto de masoquismo que algún día estudiará la Ciencia Política, refrendando abrumadoramente una nueva ejecutiva federal excluyente. Autoflagelación ante la inconsistencia personal que irradia Carme Chacón, quien a pesar de perder por dos puntos todavía aspira a la segunda vuelta en las primarias presidenciales. Rubalcaba persigue coronar el éxito social que describió Maslow en su pirámide. Lo ha sido todo a lo largo de su carrera y ahora anhela redondearla.

Pero en Sevilla se produjo un hecho incontestable: Rubalcaba se burló de sus compañeros delante de sus narices. Se le calentó la boca con términos tales como integración, concitar las sensibilidades diferentes en su proyecto, conciliar y de nuevo integrar, que nadie sobra, que todos sois necesarios… Ya saben, gesticulando de un lado a otro, a su estilo. Y una vez elegido, una vez metido, nada de lo prometido. Conformó una ejecutiva federal con una talib dura y fiel, Elena Valenciano, y un perdedor vocacional tiralevitas como Óscar López al frente del núcleo de esa célula, en la que la vertiente chaconista tan solo está representada por José Antonio Griñán como presidente, en el papel de don nadie. Es decir, se ha instaurado un régimen a lo cañí que recuerda al ejecutado por Robespierre contra los girondinos en Francia. España necesita una alternativa sólida para no convertirse en el México del PRI, y este PSOE atormenta. Pero siempre irrumpe alguien que provoca la carcajada, desatado por la resaca. Patxi López, el lehendakari, desmintió que su entrada en el sanedrín persiga aspirar a la presidencia de España. El club de la comedia, versión narcótica.   
 
Publicado en El Norte de Castilla el 8 de febrero de 2012

Ver Post >
Transparencia y justicia
Roberto Carbajal 14-12-2011 | 9:07 | 1

Quién iba a pensar que la Casa del Rey se convertiría en la primera institución que anuncie transparencia en sus cuentas. Bien es cierto que el ‘caso Urdangarin’ ha puesto contra las cuerdas a la Corona y ha provocado este anuncio cristalino. Hasta ahora, la partida presupuestaria asignada al sostenimiento del jefe del Estado y su entorno se consignaba en una sola línea, sin especificar nada más que la cantidad. A pesar de las circunstancias que han precipitado estos cambios, hemos de saludarlos como merecen, sin excesos. Que nadie espere que se revelen detalles morbosos, porque si no muchos van a llevarse una gran decepción. La reina de Inglaterra narra en su web hasta los gastos de peluquería, un material folclórico que da mucho juego a la hora del té.

Mientras se habla de hacer transparentes las cuentas reales, en el resto de las instituciones españolas es inexistente, y eso que se trata de un derecho contemplado en la Constitución que nadie se ha ocupado de desarrollar. El PSOE engañó a los españoles durante dos mandatos incluyéndolo en sus programas. Nunca cumplió con lo escrito y traicionó a quienes esperábamos que la ley de transparencia y acceso a la información se convirtiese en una realidad. El PP plasmó en el suyo la formalización de esta pata de la democracia, pero habrá que verlo para creerlo, habida cuenta de que con la excusa de la crisis se puede burlar el todo.

El hecho de no tener acceso a la información pública impide, entre otras cosas, que sean legión los ciudadanos que puedan fiscalizar los dineros públicos, el cruce de influencias y mala praxis en los despachos de la Administración, la alegría en el gasto y el soborno oficializado. De repente, se ha producido una eclosión de causas judiciales en todos los costados de nuestro país. Y salpica a la realeza, a políticos de altura y también a los de bajura. La Justicia no se casa con nadie y ahora tiene la oportunidad de mostrarse ante los ciudadanos como un poder diáfano, independiente y creíble. Al parecer, el único que nos queda.   

Publicado en El Norte de Castilla el 14 de diciembre de 2011

Ver Post >
Minoría disoluta
Roberto Carbajal 23-11-2011 | 9:07 | 5

El caos no siempre tiene por qué arrastrar consigo la tragedia. Donde muchos solo ven desesperanza, algunos vislumbran un mar de oportunidades. El PP obtuvo el domingo unos resultados históricos con sus propios recursos, sin el apoyo de otros votantes que no fuesen los que se lo brindaron antes. Esta tendría que ser una buena noticia para el PSOE, pero las caras largas de la resaca electoral parecían mostrar un aturdimiento preocupante. El mensaje que han cosechado las urnas ha sido cristalino: los afines no han traicionado a su partido por acción, aunque sí por omisión. Han enviado sus sentimientos políticos de vacaciones, a la espera de que el PSOE se reinvente y muestre un mensaje claro con un líder solvente por quien apostar. Al margen de la senda crítica por la que atraviesa el país, el votante fiel abofeteó al partido de sus entretelas por la forma en que se ha gestionado la situación y las personas que han perpetrado tamaño desgobierno durante los últimos años. Parece que ha llegado el momento de la liga de los hombres extraordinarios y de hacer limpieza en la casa. Si las reflexiones de la cúpula socialista solo conducen a achacar el tortazo electoral a la coyuntura económica, mal comienzo. A estas alturas puede resultar complejo hacer un ‘ranking’ de incompetencia, aunque no sería aventurado afirmar que el PSOE conformó el peor gobierno de la historia del partido.

Salvo excepciones voluntariosas e inocuas, los ministros que han acompañado a Zapatero en la senda del desastre pasarán a la posteridad como la elite de la ligereza. En política, la solvencia y la didáctica tienen un valor enorme, de ahí que la ausencia de ambas desencadene el desastre cuando todo lo demás deja de funcionar. Es deseable que el PSOE lamine en el congreso previsto para febrero a algunos de los nombres que han encarnado el descrédito de esta corriente ideológica. Pajines, blancos, oscarlópeces, gavilanes o palomas; son material fungible, cómo el tóner. La cremación ha de ser expeditiva, porque cuatro años pasan volando.

Publicado en El Norte de Castilla el 23 de noviembre de 2011

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?