img
Etiquetas de los Posts ‘

rajoy

Incontinencia (verbal)
Roberto Carbajal 06-06-2013 | 8:07 | 6

El Gobierno no sabe qué hacer con España. Escenificaron la desventura hace casi un mes tras un consejo de ministros. Era la imagen de la desolación. Así que, mientras brotan las ideas en este circo en venta, han decidido que el espectáculo recaiga sólo en los payasos. Esteban González Pons, el hombre que susurra a (y coquetea con) las cámaras, acaba de salir ahora a la pista. No para hacer reír, no; lo suyo es insultar y ver reflejada su faz en el espejo. El vicesecretario de estudios y programas del PP ha dicho a los jóvenes que trabajar a la fuerza en un país europeo no es una tragedia, sino que están en casa. Para hurgar en la herida que tiene abierta nuestra gente, Pons dijo creer que emigrar a Bélgica no es una condena. Este narcisista de la política llegó más allá y nos tildó de ‘patriotas de Europa’ y que estaríamos como en cualquier parte de España. Pobrecito hablador.

El presidente del Gobierno se reunió el pasado fin de semana con selectos empresarios catalanes y anunció ufano que las cifras del paro sorprenderían mucho en mayo. Lo venden a bombo y platillo: han sido 98.000 menos, que volverán a su estado tras la recogida de fruta con hueso y el final del estío. El caso es que en esa cita todos lo pasaron en grande con las ocurrencias de Rajoy. Incluso él mismo pareció sentirse a gusto, aunque debió de ser por el hecho de que no se trataba de una rueda de prensa, de las que sale ajusticiado. El presidente siguió con las gracietas en las que ahora se aplican los suyos. Desmemoriado, volvió a arremeter contra la gente corriente con el dichoso plasma, los viajes al Caribe y otra sarta de gastos en los que, según él, se embarcaron los españoles a tontas y a locas. Qué manía con el infausto televisor. Que alguien diga cuántos se han vendido en España, si tanto daño han hecho a los desamparados. Tal ha sido la fiebre del plasma que Mariano Rajoy prefiere esta vía para dirigirse a los ciudadanos. El plasma es un ‘nini’ más: para nuestra desgracia, parece que muchos tienen uno. O mejor, ponme dos.

Publicado en El Norte de Castilla el 5 de junio de 2013

Ver Post >
Cospedal de La Mancha
Roberto Carbajal 23-05-2013 | 8:07 | 4

Todo el mundo sabe que Dolores de Cospedal es una mujer muy creativa. En Salamanca brindó una muestra más de las cualidades que atesora. Se celebraba la Interparlamentaria, no la Internacional, aunque más bien parecían unos ejercicios espirituales en los que expiar los pecados, experimentar una catarsis y salir de allí preguntándote a qué diablos fui.

Cospedal no ha sido elegida secretaria del PP por el pueblo español en unas elecciones. Esto conviene aclararlo, pues oyéndola el pasado fin de semana pareció que tal cosa sucedió. Cuando DDC (llamémosla así sólo por razones de espacio) estudiaba Derecho se perdió una clase. Era aquella en la que se explicaba que en España existe la separación de poderes y que el ejecutivo, el legislativo y el judicial eran tres, no cuatro. La aclaración viene a cuento porque viéndola sobre el estrado tuve la percepción de que ella se había constituido en un nuevo poder del Estado. Sentados boquiabiertos se encontraban presidentes autonómicos, ministros, senadores, alcaldes, parlamentarios… todos ellos elegidos más o menos democráticamente. Pues DDC amenazó con mandarlos a la cama sin cenar infulada de virreina. Les dijo que había que apoyar al Gobierno sin fisuras y, lo mejor de todo, “y esto no es negociable”. (Se refería a que, a diferencia con Bárcenas y su finiquito en diferido, sus palabras eran en directo y no había recompensa a cambio).

Bien. Algunos de los barones autonómicos se atrevieron a reclamar a Mariano Rajoy algunas cosillas, aprovechando que comparecía también en directo, pero, al final, todo viene a ser lo mismo de siempre. Quedan dos años para las elecciones autonómicas y locales. La hegemonía del PP en algunos caladeros puede peligrar y, ¡jolín!, que hemos hecho los deberes de recortar y luego le das más a los catalanes. Es que no t’ajunto, como decíamos en la infancia. Estos no son niños, pero juegan con los cromos a cara de perro. La más lista, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría. Es de Valladolid y tenía a Herrera enfrente. Ni apareció.

Publicado en El Norte de Castilla el 22 de mayo de 2013

Ver Post >
Claudicación
Roberto Carbajal 02-05-2013 | 8:07 | 4

El viernes dio la sensación de que Santamaría, Guindos y Montoro iban a repetir aquello de “Españoles: Franco ha muerto.” Menos mal que no fue así; lo que anunciaron ‘urbi et orbi’ trató sobre lo inexorable del desempleo y que los ciudadanos estamos al pairo. Muchos agradecieron que esta vez el Gobierno contase la verdad. Nada más revelador que ver los rostros cariacontecidos de los tres tenores de las malas noticias. Tuvo su punto de gracia cuando le tocó abrir la boca al ministro de Hacienda. Aunque quién mandó a la vicepresidenta soltar aquello de ‘desindexación’. El talento oculto de Cristóbal Montoro no es el de actor de doblaje; lo suyo es amenazar con hurgar en la renta del contestatario. Fue incapaz de pronunciar ‘desindexación’ y lo intentó un par de veces; sólo articulaba pueriles aproximaciones con lengua de trapo, aderezadas de esa sonrisa nerviosa que causa tanto estupor.

Esto es lo que hay: españoles, no bajarán los impuestos, sino que subirán; el paro no se reducirá, sino que llegaremos al final de la legislatura más o menos como estamos. ¿Quisieron decir que los ciudadanos aguantarán el calvario dos años más? Si esa no era la idea, entonces sonó aun peor. Ahora se entiende que el Ministerio del Interior haya aumentado el presupuesto de los antidisturbios y que Defensa apenas haya visto disminuir su velado gasto. Qué tiempos nos ha tocado vivir. Mala suerte. ‘Moisés Rajoy’ iba a conducir al pueblo español hacia la tierra de promisión y el maná caería del cielo a paladas. Llegamos al mar Rojo y, cuando el líder levantó la vara, las aguas no solo no se apartaron, sino que escalaron hacia el lugar en el que aguardábamos. Si el Gobierno se declara incapaz de reconducir la gravísima situación de España, no estaría de más disolverlo y que el Partido Popular eligiese otro. No sabemos si cambiando las caras eliminaremos el rostro con el que embaucaron a quienes les otorgaron su confianza. Eso de que la esperanza es lo último que se pierde necesita un revolcón. Quedó clarísimo hace seis días.

Publicado en El Norte de Castilla el 1 de mayo de 2013

Ver Post >
Tres de tres
Roberto Carbajal 18-04-2013 | 8:07 | 2

Justo el día en que Israel iniciaba la conmemoración de los sesenta y cinco años de su existencia, Dolores de Cospedal le rendía un homenaje con su estilo. Sí, la secretaria general del PP está atenta, aunque su fuerte no sea precisamente el uso de las palabras ni el manejo de los conceptos. Para ser abogado del Estado hay que hincar los codos y tener un memorión; otra cosa es que lo aprendido sirva para razonar y que la inteligencia venga de serie. A Dolores no le ha ido mal; es solo que está algo confusa. Con pose de cantautora tabernaria pija, Cospedal aseguró el domingo que los actos de las plataformas contra los desahucios practican el nazismo. Es decir: marcan las casas con una estrella, roban sus pertenencias a los inquilinos y requisan sus viviendas; se llevan a golpes a toda la familia a un gueto, experimentan con sus cuerpos y, finalmente, los gasean y queman en un campo de exterminio. Vaya, cómo son los defensores de los desahuciados.

Ana Botella no es un ser brillante; que pregunten a León de la Riva, que la conoce a fondo. No es capaz de pensar por sí misma sin su esposo, que tampoco es un genio. Eso sí: a la hora de dar golpes de efecto, la pareja Aznar-Botella no tiene parangón. El ayuntamiento de la primera va a dedicar a Margaret Thatcher una calle de Madrid. Alegan que por su europeísmo, una excusa que no hace más que empeorar las cosas, porque la Dama de Hierro y su partido han defendido siempre todo lo contrario. Tampoco es relevante el hecho de que los británicos se rían ante nuestras narices desde Gibraltar, hostigando a nuestros pescadores, a la Guardia Civil o mancillando la dignidad de España. Aunque, bien pensado, no es mala idea: los argentinos que viven en la capital española enmudecerán cuando vean la placa de quien les masacró en las Malvinas.

El cardenal Rouco recrimina encendido a Mariano Rajoy que incumpla su programa electoral. No es que se refiera a lo esencial, no; él habla del aborto, la educación religiosa en las escuelas y de sus cosillas. Que se ponga a la cola.

Publicado en El Norte de Castilla el 17 de abril de 2013

Ver Post >
Piove, porco governo…
Roberto Carbajal 28-03-2013 | 8:07 | 2

El hombre del tiempo es un aguafiestas en Semana Santa. El resto del año sus predicciones se acatan con un escepticismo moderado, pero durante estos días perjudica la salud de las emociones, y la de las carteras, que tanto escuece. Hay quien se atreve a especular con que existen oscuros intereses turísticos para favorecer a unas comunidades frente a otras. Todo es falso, ni siquiera Zapatero es responsable en esa materia, y ya le hubiera gustado. Tampoco esta conspiración se urde en la agencia meteorológica ni se planifica en el telediario que maneja el PP. El asunto es que cuesta reconocer que el ser humano, amo y señor del planeta, piensa que puede tomar las riendas del albedrío de las nubes. No obstante, los amantes de las intrigas podrían estar en lo cierto. Preguntémonos si no por qué proliferan los ‘cuentatiempos’ nacidos en las Islas Canarias. La procedencia de esa gente puede resultar sospechosa para algunos. Los imagino muertos de la risa cuando predicen que lloverá en Andalucía o Castilla, mientras juegan con sus isobaras cual malabarista. En esas islas africanas todas las semanas son valiosamente santas.

Pero en toda España la procesión va por dentro. La economía proyecta unas cifras tan tremebundas para este año que cualquier euro del turismo se ve como una tabla a la que asirse durante el naufragio. España superará pronto el 27% de personas sin empleo ni esperanza, y esta sí es una predicción temporal descorazonadora. Y en este punto nos toparemos con un clima tenso de veras, en el que los nubarrones semanasanteros se tornan en naderías. El Gobierno de Rajoy no es responsable de la fortuna climatológica, pero su pasividad exasperante, sin un plan, a lomos del incumplimiento de las medidas de estímulo a los emprendedores o del estrangulamiento de los desfavorecidos dibujan un panorama tremendo. Esta incompetencia sí que devendrá en más lágrimas, salobres y amargas. La lluvia al menos riega los campos y adorna el paisaje. Pero este gobierno, este gobierno; este dichoso gobierno…

Publicado en El Norte de Castilla el 27 de marzo de 2013

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?