img
Etiquetas de los Posts ‘

rubalcaba

Policías y traidores
Roberto Carbajal 25-04-2013 | 8:07 | 4

La gente debe de pensar que atrapar a un comando terrorista es pescar en un barril de peces. Un policía se planta ante un sospechoso fingiendo ser vendedor de biblias. Le pregunta si le interesa una y, de paso, trata de hacerle confesar que es terrorista. Si pica, eso es todo. Incluso en España, las cosas no funcionan de ese modo. Se requiere de paciencia, mucha paciencia; inteligencia, sacrificio, mechar de buenos el corazón de los malos y rezar por que no te descubran. Una vez logrado lo anterior, el ciclo se repite. Hasta que llega el idiota de turno y lo echa todo a perder. Ese idiota suele ser casi siempre un político oportunista a quien su interés le lleva por la senda equivocada. Como no tiene escrúpulos, le entran las prisas por tirar la caña en las alcantarillas del Estado. Le importa un bledo poner el ventilador en marcha, porque es un ventajista sin conciencia. Así es la política: una tienda de los chinos.

Pero todo tiene un límite. Confundiendo el culo con las témporas, la Fiscalía pide encarcelar a dos de los artífices del éxito antiterrorista. Hablamos del ‘caso Faisán’. Se dio un chivatazo táctico y los oportunistas lo vieron como una ocasión para atacar a Rubalcaba, el entonces amo de Interior. Para dar con el pez grande debes darle cuerda al pez chico. Eso es lo que sucedió en este caso. Existía una cadena de funcionarios infiltrados en ETA, otros haciendo de camareros, limpiando las calles o vendiendo periódicos. Los Servicios tenían monitorizado todo lo que se movía en el bar y era el cordel que conducía hacia los cimientos de la banda. Pues no: el tonto interesado se fija en el dedo cuando señalas la Luna. Y la estulticia procesará al jefe policial Enrique Pamiés y al inspector José María Ballesteros, artífices del desmoronamiento de la organización, acusados de revelación de secretos y colaboración con banda armada. La Policía está desmoralizada. Si lo que se buscaba era la cabeza de Pérez Rubalcaba, a buenas horas. El cerebro y su envoltorio ruedan colina abajo desde el año pasado.

Publicado en El Norte de Castilla el 24 de abril de 2013

Ver Post >
Una autopsia, por favor
Roberto Carbajal 21-03-2013 | 8:07 | 5

La gente pensó que rodarían cabezas en el PSOE por el bochorno de Ponferrada. No rodaron y debemos estar de acuerdo: no a la violencia; pero sí a la defenestración. Las reacciones tras el escándalo berciano sólo han hecho que añadir más leña al fuego. Óscar López expió su culpa pidiendo perdón y poniendo su cargo a disposición del partido. Le dijeron que no aceptaban la oferta porque era un hombre muy valioso. Él y quienes debieron caer con López pusieron un punto y seguido a este episodio absurdo, creyendo que yacía sumergido en cal viva.

Rubalcaba y su ángel de la guarda han planteado reforzar más a Elena Valenciano, la número dos, y al propio López, el número sin par. Veamos si existe alguna explicación a este plan. ¿Cómo otorgar más atribuciones a la número dos sin quitárselas al número uno? ¿Quién tenía las dichosas atribuciones que ahora se le quieren dar a la número dos? ¿Acaso el número tres se va a quedar sin ninguna atribución? ¿La parte contratante de la primera parte no es igual a la parte contratante de la primera, la segunda y la tercera parte? El orden de factores no altera el producto, y ese producto es malo a rabiar, porque no hay dios que lo compre. Esa es la amarga realidad.

Fredo, el mayor de los Corleone, traicionó a los de su propia sangre, y fue su propio hermano Michael quien se lo quitó de en medio. ¿Por qué? Todo… por el bien de la familia. En el PSOE no es necesario montar a Alfredo en una barca y sacarlo a pescar mientras reza un avemaría para que pique algún pececillo. No es imprescindible dar pasos ilegales; es sólo que el partido que debería ser el contrapoder del omnipotente PP, el amo y señor del país, está que se cae a pedazos. En Galicia ya se han puesto a la tarea de montar unas primarias. En Murcia andan en ello, y poco a poco el resto de los federados se irán dando cuenta de que la dirección está como tonto en vísperas. A alguien le están practicando la autopsia antes de haber muerto y aún no se ha enterado. Quizá sea porque hurgar en el cerebro no duele.

Publicado en El Norte de Castilla el 20 de marzo de 2013

Ver Post >
Superlópez y compañía
Roberto Carbajal 14-03-2013 | 8:07 | 3

El capricho quiso que Óscar López naciese el mismo año que su primo del cómic, Superlópez, creado por Jan en 1973. El héroe de la historieta era un remedo de Superman en versión hispana. Existían similitudes en las referencias de las viñetas españolas y la editora estadounidense demandó a la de nuestro autor. A diferencia de lo sucedido con el celebérrimo cómic, Óscar López nunca verá un juzgado por acusaciones tan inverosímiles como copiar el comportamiento político de nadie. Su forma de entender la vida pública es genuina. Consiste en abanderar la torpeza por vocación. Es cegador que te asciendan cuando sólo haces que encadenar errores. Nos hacemos cargo.

Rubalcaba subió a López al cadalso, pero no activó la palanca. Preguntado sobre el escándalo de Ponferrada, Alfredo dijo no conocer los detalles de la operación porque “era un asunto que había llevado Óscar”. Tanta solidaridad conmovió a todo el país y tal vez al grandullón de López. Es comprensible que le cegase la operación: perdió las elecciones clamorosamente y tiene el partido hecho unos zorros. Vio la oportunidad de ofrecerle a su jefe una pieza cobrada gracias a su gestión y no midió, porque cuando te ciegas no mides. Imaginemos el sagaz cálculo de López: “Pactamos con el acosador para que se vaya y nos entregue el ayuntamiento. Nos quedamos nosotros y listo. Vendemos que lo hemos echado y enarbolamos la bandera de la defensa a ultranza de las mujeres”. Hasta aquí el cálculo. Vayamos con el resultado: Pactas con un acosador, hundes aún más a la corte de Rubalcaba, se os echa la gente encima, traicionas el ideario del partido, tus concejales lo abandonan y lo descabezan en Ponferrada, y ahora el ayuntamiento está en manos del acosador y su gente, porque tus antiguos compañeros los necesitan para gobernar en aquella ciudad. Cuánta inteligencia despreciada.

Óscar López debe de pensar que dimitir es un nombre ruso. No es lo mismo ser un político gigante que un gigante de la política. Como dicen por estas tierras, “Largo, largo y para nada valgo”.

Publicado en El Norte de Castilla el 13 de marzo de 2013

Ver Post >
La tabla periódica
Roberto Carbajal 07-03-2013 | 8:07 | 1

El PSOE está a punto de saltar por los aires gracias a un químico. Nadie mejor para dinamitar la socialdemocracia nacional que quien experimenta con sustancias volátiles e inflamables. Lavoisier propuso hace más de dos siglos que los elementos se agrupasen en metales, no metales, metaloides y metales de transición. Fue un conato simplista de clasificar tanto material, pero viene al caso. Rubalcaba ha pasado por estos cuatro estados primigenios a lo largo de su trayectoria política. El secretario general socialista corrió los cien metros en once segundos durante su etapa universitaria, un hombre con una voluntad de hierro y músculos de acero. Una vez sumergido en el caldo de la alta política, el factótum socialista comenzó a labrarse una reputación ambivalente, hermanando así con el mercurio, metal de transición al que no hay que perder de vista por si acaso.

Rubalcaba se convirtió al final en el hombre más temido de España. Ministro del Interior y vicepresidente con Zapatero, este velocista cántabro llegó a advertir a un diputado que escuchaba todo lo que decía e hizo temblar al personal. Aquella era la fase en la que podríamos asignarlo a los metaloides, en la que Lavoisier incluía nada menos que el arsénico y el polonio, dos sustancias útiles para enviudar prematuramente o liquidar a un espía. Una vez desposeído de todo poder en el Gobierno, nos topamos con alguien desnudo impelido a enfrentarse con la bestia en medio del coliseo. Es en este punto en el cual queda al descubierto quién es de verdad este hombre. Elegido como si fuera el oxígeno del moribundo, Rubalcaba se colocó por los pelos como jefe del partido. Englobado en los no metales, la otrora bicha del PP reúne hidrógeno y fósforo, que dinamitarían el bipartidismo fuerte que necesita España en manos de un chiflado.

El ruso Mendeléyev creó la actual tabla periódica, ampliada con la contribución de otros. Pero es el químico español quien nos preocupa, porque ha perdido el control de los elementos. Rubalcaba y el helio: dos gases inertes.

Publicado en El Norte de Castilla el 6 de marzo de 2013

Ver Post >
El partido extraterrestre
Roberto Carbajal 21-02-2013 | 8:07 | 3

En pleno fragor del miedo a que un asteroide chocase contra la Tierra, Rubalcaba proponía cambiar el nombre del PSOE por otro de aires más europeos. El pedrusco iba a pasar a veintitantos mil kilómetros de distancia; dio igual, porque parece que su estela rozó al secretario general socialista sin necesidad de impactar directamente sobre su testa. La tríada Rubalcaba-López-Valenciano lleva tiempo calificando como residual la convocatoria de primarias para elegir al mirlo blanco que dé esperanzas a la parroquia. Los afines al capo socialista pidieron a la gente que se centrasen en el debate de las ideas, es decir, una inmersión total en la búsqueda de planteamientos que vuelvan a ilusionar al votante desencantado. Pero tan profunda inmersión les ha llevado al ahogamiento por apnea.

Ha pasado el tiempo y nos encontramos con que no han alumbrado el dichoso ideario catártico. Sólo el reflujo generado por el asteroide sembró en Rubalcaba una idea brillante: cambiar el nombre del partido. En vez del PSOE de toda la vida, pasaría a denominarse Partido de los Socialistas Europeos-PSOE. Sostiene este químico que, así como los estados ceden soberanía a las instituciones comunitarias, lo mismo podrían hacer los partidos nacionales. Y se quedó tan pancho. Está claro que esta idea no se le ha ocurrido a él solo. Son cosas que habla con Almunia y otros iluminados que se comportan como alienígenas de la realidad. Llegados a ese punto en el que se cediera soberanía, dejemos también la socialdemocracia española en manos alemanas. Al menos aquellos tienen la posibilidad de gobernar y malo sería que no fichasen a Óscar López como ministro de algo en Alemania. Pero por qué no ampliar fronteras y ser más ambiciosos: Partido Socialista de los Otros Extraterrestres. Puestos a revolucionar, hagámoslo con un transbordador. Como no hay certeza de que haya vida inteligente dentro ni fuera de nuestro planeta, quizá el futuro de estos genios se encuentre allende la Vía Láctea. Sería la única forma de subir en las encuestas.

Publicado en El Norte de Castilla el 20 de febrero de 2013

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?