Blogs

Jaime Rojas

La canaleja, crónica social de Segovia

Una vuelta al estrellato

Seguro que si usted tiene una cierta edad o le ha inteLa Pasionaria, Rafael Alberti y el segoviano Modesto Fraile (de pie) presiden la mesa de edad en la apertura de las Cortes en 1977resado y puede que aún le interesa la política recuerda el papel segoviano en la Transición. Y en el caso de que no tenga esa cierta edad para hablar de batallitas pero sea usted curioso estoy convencido de que conoce que en esa época de traspaso de la dictadura a la democracia, Segovia jugó un rol importante, como tantas veces en la Historia. Y también como en tantas otras ocasiones no le sirvió para obtener privilegio alguno, ni tan siquiera para estar luego en el grupo de beneficiados. Nada rentable, como casi siempre.
En esa mitificada etapa, aquí se partía el bacalao y algo más y para entender lo que pasó en España a finales de la década de los 70 y principios de los 80 del siglo pasado hay que mirar a esta tierra. Así, con un par, desde aquí se estableció el criterio para que los españolitos no acabáramos, de nuevo, pasándanos a cuchillo los unos a los otros. Los políticos segovianos cobraron en ese tiempo un protagonismo enorme, al amparo de Adolfo Suárez, abulense pero como bien conocen fuertemene ligado a Segovia desde donde comenzó su plan para el cambio político en el país, apoyado, entre otros, en los paisanos Fernando Abril Martorell o Rafael Calvo Ortega.
Segovia pitaba entonces. Precisamente tanto lo hacía que una figurada carrera de coches decidió quien iba a ser el primer presidente del Congreso, en las primeras Cortes de la democracia, las Constituyentes de 1977. Había que formar la mesa y a Suárez se le ocurrió que la presidencia sería para quien llegara primero. Las miradas se centraron en Segovia, por la cercanía a Madrid, y más en concreto en sus diputados electos: el centrista y cuellarano Modesto Fraile y el socialista Luis Solana. Llegó antes el primero que iba en un Mercedes, frente al 2CV de su rival, pero el PSOE, siempre más ágil que nadie en la propaganda política, sacó rédito del asunto al hacer notar a la opinión pública la diferencia de potencia y marca de vehículos, es decir, entre la rica derecha y la menesterosa izquierda. Modesto Fraile obtuvo el preciado galardón de presidir la histórica mesa en la que tuvo de compañeros a La Pasionaria y al poeta Rafael Alberti, para más lustre del insólito premio.
Segovia fue protagonista y grande entonces –como otras veces, insisto– para empequeñecer con el paso del tiempo; en primera línea durante un periodo, corto eso sí, para luego volver al anonimato de provincia de escasos recursos y aún menos habitantes. Pero la Historia es caprichosa y a veces concede otra oportunidad. Eso es lo que le ha pasado a Segovia estos días con la legislatura todavía en pañales. Y como una vuelta al estrellato perdido uno de sus tres diputados elegidos, Pedro Gómez de la Serna, persiste en su empeño de que se hable de esta tierra aunque sea mal con su cambio del PP al grupo mixto, desde el minuto uno. Su ya excompañera, Beatriz Escudero, también ocupó parte de las noticias al entrar al trapo lanzado por Podemos con el asunto del bebé.
Ya ven que Segovia vuelve a estar de moda en la casa de todos, aunque ahora más de unos que de otros. Solo falta, puestos a cobrar protagonismo, que el tercer diputado de esta provincia, el socialista Juan Luis Gordo, acuda a la siguiente sesión en bermudas, con una mascota o con traje regional. Y si es con dulzaina de acompañamiento, lo bordamos.

Temas

Sobre el autor

Jaime Rojas, delegado de El Norte de Castilla en Segovia, nos contará, todos los domingos, la crónica social de Segovia, capital y provincia.


enero 2016
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031