Blogs

Vicente Álvarez

EL FARO DE AQUALUNG

SUPERSHERLOCK

Publicado en El Norte de Castilla el 21 de enero de 2010

“Pensar de tarde en tarde en Sherlock Holmes es una de las buenas costumbres que nos quedan”, dijo Borges. Tenemos las 60 historias escritas por Conan Doyle, decenas de pastiches de aventuras apócrifas de Holmes y, por supuesto, una inagotable lista de títulos rodados para el cine y la TV. Desde luego, no conozco mejor droga que Sherlock Holmes. Ahora la fiesta continúa: el personaje de ficción más representado en el cine arrasa en las pantallas de la mano de Guy Ritchie. A los integristas holmesianos les ha hecho pupa. Les irrita que el protagonista sea americano, que prescinda de la gorra de doble visera, que no aparezca el mítico «elemental, querido Watson», que Watson sea guapo y dinámico, que Sherlock parezca un superhéroe. Dejando a un lado la pirotecnia visual típica de esos tiempos (cada generación tiene derecho a reinventar a los clásicos y a tener su propia versión de Holmes), la película de Ritchie está mucho más cerca de Conan Doyle de lo que parece. De lo que está muy lejos es del Holmes de Basil Rathbone, del que nos vendió la gorra, la frasecita de marras y al Watson pelele y regordete.

Sherlock Holmes era desaliñado, neurótico, misántropo, obsesivo, excéntrico, genial y brillante. También experto en boxeo, esgrima y baritsu. Un fantástico Robert Downey Jr. le da un toque canalla mientras sigue fumando en pipa, disfrazándose, tocando (horrorosamente mal) el violín y alucinando al personal con sus prodigiosas deducciones. Watson, por su parte, era todo un veterano de guerra, un hombre duro y un tipo que encandilaba a las mujeres. Guy Ritchie aporta un humor gamberro, una estética cercana al cómic y una interesantísima vuelta de tuerca a uno de los iconos más importantes de la cultura mundial. Eso sí, como la taquilla manda, no se ha atrevido con el Sherlock más polémico, el que consumía cocaína en una solución al 7%. En fin, los amantes de los pastiches de Sherlock Holmes estamos de enhorabuena. El personaje literario más fascinante y multiusos de la literatura ha vuelto. Ha regresado el genio, el monstruo frío y solitario. Aquél que, al igual que Frankenstein, acabó persiguiendo a su creador. Como todos sabemos, Conan Doyle también intentó, en vano, matar a Sherlock. Hoy, más de un siglo después, Sherlock Holmes está más vivo que nunca.

Sobre el autor

Escribe novelas y cosas así. Sus detractores dicen que los millones de libros que ha vendido se deben a su cara bonita y a su cuerpo escultural. Y no les falta razón.


enero 2010
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031