LA OFRENDA

la-ofrenda-gustavo-martin-garzoPublicado en El Norte de Castilla el 18 de mayo de 2018

Pocas cosas tan purificadoras como sumergirse (nunca mejor dicho) en la última novela de Gustavo Martín Garzo. Algo así como un acto redentor y vivificante. Como el agua que protagoniza “La ofrenda”, una fábula marca de la casa protagonizada por un laberinto de agua con su particular rey de escamas. Un relato mucho más profundo y desgarrador que la oscarizada “La forma del agua”, aunque ambas historias estén inspiradas muy libremente en la mítica película de serie B “La mujer y el monstruo”, revisión de “La bella y la bestia” en clave acuática. El ADN del autor vallisoletano en bandolera a lo largo de 295 páginas, con su aroma a cuento de hadas y con el gusto por las leyendas, la mitología, las historias bíblicas y Kafka on the rocks. Eso sin olvidar aquellas novelas góticas condimentadas a lo Jane Eyre y protagonizadas por jóvenes desamparadas que llegaban a una mansión dueña de un oscuro secreto. Algo así es el punto de arranque de “La ofrenda”, cuando la protagonista, llena de ruinas alrededor (una infancia desdichada, una vida solitaria, una ruptura amorosa), acepta un misterioso trabajo en el sur de Madagascar y se instala en una extraña casa rodeada de piscinas y canales. Será el preludio al encuentro final de dos almas solitarias que vagan por las sombras y las aguas negras en mitad del reino del silencio y de la noche. Porque, como muy bien dice el autor, el deseo es un oficio de tinieblas, el deseo siempre tiene que ver con la oscuridad. Por eso los amantes cierran los ojos al besarse. Por eso y porque con los ojos cerrados poseemos lugares a los que nunca podremos regresar si los abrimos. De todo ello nos habla Martín Garzo en “La ofrenda”. De la fuerza del deseo, de la atracción del abismo, del lenguaje secreto de los sueños, de lugares desconocidos de los que nunca se regresa del todo, de la tristeza al descubrir que los recuerdos se van quedando atrás y que son sólo sueños, las huellas de cosas que quisimos y no pudimos tener. Como muy bien dice Gustavo Martín Garzo, no es verdad que nuestra patria sea la infancia. Nuestra única patria es el cuerpo de los seres que amamos. A ello habría que añadir los libros bellos que nos cuentan historias memorables que nos muerden, nos sacuden y nos emocionan. Libros dotados de un lirismo desgarrador y una cadencia musical única. Libros hermosísimos como “La ofrenda”.

ESCRITO EN EL TIEMPO

escrito-en-el-tiempoMilton trabaja en Secretville (Arizona), una ciudad de acceso restringido creada para la realización y el estudio de pruebas nucleares, donde se refugió huyendo del asesinato y violación de una joven. Al principio de la novela, queda prendado por una joven de extraordinario parecido con su anterior víctima. La sigue con su Harley Davidson y la asesina a las afueras de la ciudad. Al regresar, tiene un accidente con la moto y es socorrido por un desconocido vestido de negro quien, tras llevarle al hospital, le ofrece su propia sangre para salvar su vida. A partir de ese momento, comienzan a ocurrir cosas extrañísimas en la vida de Milton y el mundo que recordaba parece haber sufrido cambios considerables (el bar al que siempre acudía está muy cambiado, con aspecto futurista; hay máquinas completamente desconocidas para él, como una que hace cócteles automáticos y a la carta…). Por si eso fuera poco, una pareja de agentes del FBI aterriza en Secretville siguiendo el rastro de su primer asesinato. También están Elena, su amiga ciega, la única persona que realmente quiere en la vida, y un antiguo compinche de la Mafia que le insta a realizar un trabajo peligroso…

¿Qué es lo que le está ocurriendo a Milton tras el accidente? ¿Quién es el misterioso hombre de negro de quien recibió una transfusión de sangre? ¿Pueden unas personas regresar a la Tierra en 1973 pero encontrarse biológicamente en 1953? ¿El pueblo en el que vive Milton es el que existirá dentro de unos años? ¿Qué relación había entre la primera y la segunda mujer asesinadas? ¿Qué tiene que hacer Milton si sabe que una mujer, la única mujer que ha amado en su vida, morirá por su culpa dentro de veinte años?

Silver Kane firmó cuatro títulos en la colección La Conquista del Espacio, dedicada a la ciencia ficción. Las cuatro novelas aparecieron en apenas cuatro meses (entre noviembre de 1973 y febrero de 1974). “Escrito en el tiempo” fue la tercera. También es la tercera que leo tras las memorables “La casa del frío eterno” y “Mil millones de ojos”. “Escrito en el tiempo”, desde luego, no se queda atrás. Hablamos de otra pequeña obra maestra del gran González Ledesma. Visto lo visto, no habrá que tardar en leer la cuarta pieza (“El cerebro”) de esta gloriosa aportación al ci-fi por parte de Silver Kane.

GEOMETRÍA DEL RAYO

mgarcia-2Publicado en El Norte de Castilla el 11 de mayo de 2018

Cada tres años (más o menos) regresa al lugar del crimen. Al campo de batalla de nuestros sueños y sentimientos. Manolo García vuelve con disco y gira bajo la poética advocación de la geometría del rayo. Lo hace en clave acústica. Íntima. Confiesa que está volviendo a los clásicos. A Aute y a Serrat. Le va más esa onda. Más que la épica de estadio empapada de himnos transgeneracionales que tanto ha explotado. A él le favorece más el quejío, el toque aflamencado, el reposo, la calma, los lindos arabescos. La música de sándalo. De umbral perfumado por soleares. Con él aprendimos a buscar caracolas en el fondo del mar. A hacer pájaros de barro y echarlos a volar. A vivir a la sombra de oasis que nos inventamos. Saudade en vena. No hay un solo motivo por el que quiera olvidarte, o sea. Nadie como él para calmar nuestro dolor rastrero con sus versos. Nunca es tarde para ello. Para dar la vida por volver al fuego de humo en tu caverna. Para convertirnos en guardagujas de nuestros quereres. Para viajar con mapas sin coordenadas. Para dejar te quieros escondidos con el fin de que alguien los lea. Para ser la flecha y no el arquero. Para seguir esperando el milagro. Para cabalgar quimeras. Para no renunciar al embrujo de un beso que te deja atrapado de por vida. Nunca es tarde para las palabras. Eso, la pasión por las palabras y el amor por el lenguaje, es lo que más distingue a Manolo García. El buscar palabras capaces de hacer que nuestro cerebro flote, viaje y salga disparado. Nadie como él para incluir versos que parecen salidos del túnel del tiempo (“si en el henil torcaces viera, componer ditirambos en tu honor”) o para hablar en una canción de amor de Copérnico, alguien que trataba a los animales de sangre fría como a patricios romanos. Lo hace a través de una música luminosa que cicatriza heridas, con un quejío eléctrico a lo Triana que alimenta el alma. Algunos critican su filosofía de bolsillo. La misma que nos apremia a recuperar el censo de ballenas o tigres de bengala, a revisar sentimientos o a perseguir una primavera cubista. En Pucela el público le hizo improvisar, en el enésimo bis, la mítica “Insurrección”. A pesar de Manolo, el largo camino hacia Gandhi pasa por la guillotina. No hay otra. Aunque luchemos porque no sea así. Lo hacemos todos los que visitamos a diario el laboratorio Kosmos del doctor Noestamossolos.

 

ASCO 2.0

sanson20180427Publicado en El Norte de Castilla el 4 de mayo de 2018

Todos los partidos políticos por una vez en la vida se han puesto de acuerdo. Hasta en el extranjero el caso es un clamor. Todo el mundo opina lo mismo. ¿Todo el mundo? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles machirulos resiste todavía y siempre al invasor. Se jactan incluso de su numantina resistencia. Dicen que opinar contra la piara de pensamiento único es remover el cieno de la pocilga y eso huele mal. Para eso están ellos. Para hacernos ver la luz. Hablo de la polémica sentencia a La Manada que ha desatado tanta indignación entre la gente. Me había propuesto no hablar sobre el tema pero el asco a veces es muy persuasivo. No hablo del asco que te provoca lo que cinco animales hicieron en su día telegrafiado por ellos mismos con sus wasapeos miserables (“hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas… porque después queremos violar todos”). Tampoco el asco que te provoca una sentencia, en especial el voto particular de uno de los magistrados. Hablo del asco al seguir escuchando y leyendo ciertas cosas. Algunos monstruos folklóricos que todos conocemos se han frotado las manos y han visto la oportunidad de seguir soltando sus excrecencias a golpe de tuit. Hablan de orgía consentida y de manadas de histéricas que se han propuesto linchar a cinco inocentes. Sostienen que la única que tendría que estar en la cárcel es la joven y que los pobrecitos machitos han sido condenados por miedo a la presión social. Un policía añade: “por mucho que ladréis y espuméis como alimañas rabiosas no fue violación, ni abuso, fue una orgía promovida por ella y una denuncia falsa”. Parece que estuvo allí. Quizá le hubiera  gustado ser uno de La Manada. O, mejor aún, ser la chica. Por si fuera poco, algunos jueces están ofendidísimos porque la gente (ellos hablan de turbas enfurecidas y de hordas iletradas) haya salido a la calle. Qué sabrá el populacho, vienen a decir. Habría que comentarles a estos semidioses que el tener un gran respeto por la Justicia y el creer a pies juntillas en la sagrada separación de poderes no está reñido con la crítica a una sentencia que a la inmensa mayoría nos parece injusta. También habría que recordarles que sólo hay una cosa más temible que creer que el pueblo siempre tiene razón y es pensar que no la tiene nunca. Con el resto de las cosas sabremos convivir. Incluidos humanos que no lo parecen. Y no me refiero sólo a los cinco mierdas de La Manada.

AGENCIA DE VIAJES

mundos-imaginariosPublicado en El Norte de Castilla el 27 de abril de 2018

Te llevaré a lugares imposibles que nunca olvidarás. Y lo haré porque conozco la mejor agencia de viajes. Una especializada en destinos exclusivos e itinerarios especiales. Gracias a ella, descubrirás lugares más increíbles que los de aquella canción que nos llevaba a la isla de Pascua, a las selvas de Borneo, a los cráteres de Marte y a los anillos de Saturno. Lo he organizado todo. Lo llevo haciendo desde siempre. Sólo para ti. Prepárate, cierra los ojos y abre las puertas a la imaginación. Comienza el viaje. Visitaremos el laboratorio de alquimia en la casa de los Buendía de Macondo. Atravesaremos un espejo y llegaremos al País de las Maravillas donde nos haremos amigos de un conejo blanco y de un sombrerero loco. Asistiremos a la coronación de Aragorn en Minas Tirith rodeados de elfos y hobbits. Volaremos hasta lo más alto del cielo y luego giraremos en la segunda estrella a la derecha para alcanzar Neverland y jugar allí con los niños perdidos. En el condado de Yoknapatawpha visitaremos pueblos ardientes y llenos de polvo. Nos sentaremos en el Trono de Hierro de la Fortaleza Roja de Desembarco del Rey mientras observamos a tres dragones volar por encima de nuestras cabezas. Ayudaremos al Principito a deshollinar los tres volcanes y a quitar las raíces de baobab del Asteroide B612. Y como sé que te gustan las emociones fuertes, descenderemos a las profundidades del Océano Pacífico para visitar la ciudad-prisión sumergida de R’lyeh. Pasearemos por Castle Rock y por Comala. Visitaremos el mundo mágico, extraño y peligroso de London Below, donde caen quienes se escurren entre las rendijas del Londres de arriba. Y te enseñaré el Necronomicón escondido en la Universidad de Miskatonic. También nos acercaremos a Gotham City para mostrarte la celda en el asilo mental donde me recluyo cada vez que no estoy junto a ti. Desde allí volveremos a viajar a mundos increíbles. Conoceremos a los piratas de Sandokán en Mompracem, al capitán Trueno y a su amada Sigrid en la isla de Thule, a Sancho Panza en la ínsula de Barataria, al bibliotecario ciego en Tlön y a Gulliver en Liliputh. Pasearemos por el bosque de Caperucita Roja, por la isla Utopía, por el reino de Narnia, y por Camelot, Y, por supuesto, dormiremos la siesta (juntos y abrazados) en la heroica Vetusta. Como canta la Orquesta Mondragón, quien compra nuestro billete, compra la felicidad. De venta exclusiva en librerías y bibliotecas.

LA ISLA DE HÉLICE

la-isla-de-helice“La isla de hélice” (“L’Île à hélice”) es una novela de Julio Verne aparecida de manera seriada en el “Magasin d’Education et de Récréation” durante el año 1895 y como libro en un solo tomo el 21 de noviembre de ese mismo año.

Un cuarteto francés de músicos de cuerda, en ruta desde San Francisco hasta San Diego, es secuestrado y llevado a Standard Island, una gigantesca isla artificial de 35 kilómetros cuadrados que viaja, de archipiélago en archipiélago, a través del océano Pacífico. Sus millonarios habitantes quieren a los músicos para que animen sus fiestas que dan en lo que parece ser un paraíso artificial maravilloso. La isla está dirigida por dos familias violentamente enfrentadas (a babor y a estribor, protestantes y católicos), cuyos hijos, al igual que Romeo y Julieta, se aman. Pero la isla no solo sufrirá los peligros desde el interior, sino también por factores externos se verá gravemente perjudicada (la isla invadida por animales salvajes, unos caníbales secuestrando a uno de los músicos protagonistas, una banda de bandidos asaltando la isla…). De todas formas, la incapacidad de los antagonistas para llegar a un acuerdo acabará por destruir la isla, que queda reducida a un montón de pedazos arrastrados sin rumbo por las corrientes oceánicas.
Verne regresa al mar en una de sus últimas novelas. Lo hace usando otras de sus ideas originales aplicando la ingeniería al límite. Por aquella época, la de sus últimos libros, Julio Verne albergaba sentimientos encontrados respecto a los avances tecnológicos. Y en esta última etapa de su carrera, elevó el tono pesimista y la desconfianza hacia los posibles perjuicios derivados de los avances tecnológicos.

Sin duda, “La isla de hélice” no está entre sus mejores obras. Es más interesante la idea que el desarrollo. No sólo la fantástica idea de una isla surcando los mares sino el habitual pronóstico de inventos increíbles. En este caso un teleautógrafo que transporta la escritura y las imágenes, y que recuerda en muchas cosas la idea de internet. Julio Verne abusa, además, mucho de descripciones convirtiendo la novela, a veces, en una recargada guía de viajes, con exceso de datos de todo tipo sobre flora, fauna, usos y costumbres de las islas que va visitando la isla flotante. Aun así, “La isla de hélice” es Verne en estado puro y, por supuesto, una auténtica gozada.

COLORÍN, PINGAJO Y HAMBRE

mariluzPublicado en El Norte de Castilla el 20 de abril de 2018

Con el Día del Libro a la vuelta de la esquina, regresa a casa Alejandro Cuevas. A Pucela, a Difácil y a la literatura. Llevábamos muchos años sin degustar alguno de sus exquisitos manjares literarios, como aquellas joyas del absurdo y la ironía (“La vida no es un auto sacramental” o “La peste bucólica”) que encumbraron a Alejandro Cuevas al altar de las jóvenes promesas de la literatura patria. Queda muy lejos ya el 2004 de “Quemar las naves” y mucho más lejos queda Florida, donde lleva atrincherado desde hace cuatro años. “Colorín, pingajo y hambre”, eso decía Max Estrella que eran las letras en este país. La cita de “Luces de bohemia” sirve como pórtico de entrada al universo que nos regala Alejandro Cuevas en “Mariluz y el largo etcétera”. No puede ser más apropiada. En el fondo y en la forma. Valle Inclán está muy presente. En el esperpento y en los espejos deformantes del callejón del Gato. Las historias de Alejandro Cuevas son locas y melancólicas a partes iguales. Una especie de deformación de la realidad en clave slapstick, poliédrica, parabólica y de imaginación extrema. De la risa a la desazón sin solución de continuidad. El humor utilizado como instrumento para lanzar mensajes brutales. Todo ello con una prosa ácida y corrosiva capaz de comerte los intestinos (Cuevas es capaz de hacerlo incluso recitándote un monólogo de Groucho Marx). Extraterrestres, parejas en crisis, personajes inadaptados, relatos delirantes que no son otra cosa que un listado de sucesos estrambóticos, futuros desoladores en los que los protagonistas acaban convertidos en caballitos de madera dentro de un desbocado tiovivo cósmico, niños superdotados incapaces de enfrentarse a emociones básicas, personajes que sueñan con mudarse a una novela romántica, parejas que comparten toda una vida aunque sus corazones son dos diminutos planetas distantes, gente que se ha perdido la fiesta por quedarse acurrucada en un rincón. De todo ello hay en este memorable libro de relatos. Eso junto a frases lapidarias, humor negro, existencialismo ácido y una prosa de rayos C brillando cerca de la puerta de Tannhauser. Alejandro Cuevas es de esos tipos que primero dibuja el vuelo de un tigre y luego lo viste de lagarterana. Un maestro del humor capaz, a la vez, de arrancar el corazón de los murciélagos. Valle Inclán con un par de alienígenas en la chepa, o sea. Un verdadero lujo. Qué bueno que regresaste.

LA GEOMETRÍA DEL DESPRECIO

cuadrado-lomasPublicado en El Norte de Castilla el 13 de abril de 2018

Cuadrado Lomas. El pintor de los colores planos. De la geometría paisajística. El de las inmensas llanuras castellanas. El de las tierras construidas, los verdes chopos, las rojas amapolas, las mulas, los palomares, las viñas. El de los cuerpos geométricos puros, los grandes y pesados paisajes de Castilla, los juegos de contrastes, los colores expresionistas, el gurú de la geometría que filtra todo como el aljibe de un alquimista en busca de la esencia, de la piedra filosofal en forma de grandes panorámicas de Tierra de Campos. El poeta que ha retratado como nadie el paisaje castellano de escuadra y cartabón. El pintor de gafas de gruesa montura, boina y luengas barbas. El mismo que el cineasta vallisoletano Arturo Dueñas retrató en el memorable documental “Tierras construidas”. En aquella ocasión, el pintor ya decía, entre resignado y socarrón: “Ahora, cuando ya me voy a morir, se acuerdan de mí”. Pues bien, esta semana se han vuelto a acordar de él. Le han concedido el Premio Castilla y León de las Artes. Lo han hecho tarde y mal. El pintor, con sus 87 años, su capa de genio mayor en la que todo resbala y su orgullo de castellano viejo, ha decidido renunciar al premio. “Un premio sin remuneración no es un premio” ha dicho algo harto del ninguneo perpetuo. Al pintor, tanto tiempo olvidado, le ha molestado especialmente que alguien, con la excusa de la crisis, decidiera retirarle la dotación económica a un premio tan prestigioso. A Cuadrado Lomas y a muchos de nosotros nos encabrona que los políticos digan que no hay dinero para algunas cosas (generalmente todas las que tienen relación con la cultura) mientras se despilfarra en otras muchas. No hay dinero para el premio a uno de nuestros últimos genios pero seguro que sí que había todo el dinero del mundo para el acto de entrega, comilonas, dietas y sursuncorda incluidos. Algunos, los que le han llamado pesetero, no han entendido nada. Ni siquiera la retranca con la que contestó a la Consejera diciendo que lo único que revalorizaría su obra sería que la Junta le comprase un cuadro y lo pagase bien. Todo, en fin, se reduce a lo de siempre. Al desprecio continuo que esta tierra tiene con sus artistas. Cuadrado Lomas está por encima de todo ello. La geometría de sus cuadros no armoniza, desde luego, con los colores del desprecio.

EL ARTE DE INSULTAR

twitter5Publicado en El Norte de Castilla el 6 de abril de 2018

Bernard Shaw odiaba a Churchill. A pesar de ello le envío dos entradas para el estreno de una de sus obras teatrales. Eso sí, lo hizo con una nota: “Para que venga con un amigo (si es que lo tiene)”. Churchill no tardó en responderle: “Me es imposible asistir al estreno, pero iré a la segunda función (si es que la hay)”. A veces no es necesario humillar para insultar. Otras veces el insulto se convierte en un auténtico arte. El insulto, en sí, no tiene por qué ser una grosería. Sobre todo cuando hay ingenio. También rapidez de reflejos. Al insulto hay que responderlo en unos segundos. Después se vuelve rencor. Hay auténticos artistas del insulto. El mundo de la literatura es un ejemplo. Todos conocemos las broncas barriobajero-poéticas entre Quevedo y Góngora. El Siglo de Oro era un campo de batalla donde el insulto adquiría galones artísticos. El Quijote es toda una fuente de insultos. Villano ruin, bellaco descomulgado, gañán, faquín, belitre, socarrón de lengua viperina, desagradecido, hideputa bellaco, son algunos insultos amontonados en apenas cinco líneas en el capítulo XXX. Y así hasta el infinito. Otra fuente de insultos gira alrededor del fútbol. El nivel ya no es el mismo. Al menos eso me parecía hasta hace bien poco. Tras la reciente derrota de Argentina ante España los argentinos se han revelado como dignos herederos del Siglo de Oro más belicoso e ingenioso. En pocas horas las redes sociales se llenaron de insultos pero también de admiración por el ingenio que los argentinos derrocharon para escupir su malestar. Dos fueron los objetivos principales. A uno le echaron en cara su exceso de peso y lo hicieron con finuras tales como terrorista de choripanes, cementerio de canelones, arruinador de alegrías, gordo hijo de una camionada de porongas infinitas; con el otro se cebaron en su calvicie: flequillo de carne, cabeza de desodorante de roll-on, tobogán de piojos, hijo de un sistema solar rebosante de putas. Incluso pedían a Twitter mayúsculas más grandes para seguir insultando. La gente, en fin, se rindió al derroche de talento insultando de los argentinos. Bueno, fútbol y literatura, literatura y fútbol. Podemos tirar de insultos. Lo malo es cuando la vida te da un corte de mangas y te faltan insultos para enfrentarte a ella. En esos casos, ni los insultos del Quijote ni los de los argentinos enfurecidos nos sirven.

NOTAS Y NOTABLES

ebau3Publicado en El Norte de Castilla el 30 de marzo de 2018

Hablan de un incidente universitario. Partidos políticos y panzers mediáticos opinan lo contrario. Huelen la sangre. Buen momento para tirar de la manta y sacar los colores a la enseñanza superior. A la falta de transparencia. A la corrupción universitaria. A las injusticias. El asunto Cifuentes, o sea. Alumnos que dicen que no la vieron ni un solo día por las clases. Un par de notables en diferido. Una rueda de prensa de tres tipos con cara descompuesta. Una universidad con rector plagiador. Y, a día de hoy, el Trabajo Final de Máster missing. Tal vez desaparecido en el formateo a tutiplén de Génova. O quizá aparezca en cualquier momento. Puede que algún becario lleve unos días escribiendo a toda pastilla. Es lo que pasa cuando se lleva al extremo la obsesión por los títulos pasando por encima de quien sea y sin valorar las consecuencias. Lo peor de todo es pensar que si hacen esto por una mierda de máster qué no harán en otras facetas de la vida política. La Universidad, en fin, en el ojo del huracán. Precisamente hace una semana los alumnos de Castilla y León se levantaron en armas. Se quejan de tener la Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (EBAU) más dura de España. No piden rebajar el nivel, sólo exigen una EBAU justa y única para evitar que les arrebaten las plazas en su Comunidad Autónoma estudiantes provenientes de otras comunidades donde se inflan las notas descaradamente. Ciudadanos ya había advertido de que las notas de ciertas comunidades no se corresponden con la calificación del Informe PISA. El procurador socialista José Francisco Martín dice que el “gobierno regional más tonto de España” elabora las pruebas más complicadas de todo el país: “Antes echábamos a los estudiantes mejor preparados una vez que habían terminado la carrera y ahora les echan antes de empezar”. Curiosamente algunas de las comunidades beneficiadas con esta política injusta de reinos de taifas son socialistas. Se lo tendrían que mirar. En todo caso, esto sólo pasa aquí. En esta tierra, por ser tan honestos, quijotes, decentes y puros, nos vamos a morir de asquito e inanición. Pasa en todos los órdenes. En el universitario, en el político, en el cultural. ¡Hasta en el fútbol! No quejarse. No beneficiar a los de casa por el qué dirán. O, peor aún, beneficiar a los de fuera para demostrar nuestra infinita pureza. Pues eso: el ADN castellano.

 

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.