YO, MORIARTY

yo-moriartyEn una caja de metal oxidada y abollada se descubren ciertos legajos durante los trabajos de excavación en el metro de Londres. Su contenido cambiará la historia de Gran Bretaña y del mundo entero. Parecen ser los diarios, cuidadosamente redactados y auténticos, que una vez pertenecieron al difunto profesor James Moriarty, némesis del célebre detective privado Sherlock Holmes del 221B de Baker Street. En las páginas de este documento único, Moriarty revela la verdad acerca de su relación con el detective privado, así como la de éste último con John Watson, su biógrafo y confidente. La verdadera naturaleza de Mycroft Holmes, el Club Diógenes, Irene Adler y muchos otros personajes que aparecen a lo largo de la obra escrita de Arthur Conan Doyle, bajo el dictado de Holmes y Watson. Todo es detallado por la pluma de Moriarty, incluyendo los casos más famosos de Holmes, los acontecimientos históricos más influyentes de su tiempo y crímenes mayores, todos los cuales ayudan a revelar el verdadero Holmes a los ojos del público.

Agradabilísima sorpresa la proporcionada por este fantástico pastiche en el que Miquel Giménez nos propone una deconstrucción del mito y de lo que todos conocemos de nuestro amado Sherlock Holmes. El autor nos propone darle la vuelta a la versión oficial, husmear en lo que hay detrás del espejo, desnudar al mito. El resultado es, quizá, algo que no nos esperábamos. ¿Y qué tal si el malo de la película era Holmes y no Moriarty? Por el camino decenas de coincidencias que hacen que la versión oficial salte por los aires y un carrusel de personajes entren y salgan del escenario. Por allí andan Freud, Marx, Niezsche, Pio Baroja, Jack el Destripador, Fu-Manchú además de muchos casos que nos resultarán conocidos, desde las bombas anarquistas en Cataluña pasando por la masonería o el drama de Mayerling. Con James Moriarty (filiación española incluida) dirigiendo las operaciones y siempre en la diana los perversos hermanos Holmes. El París de Moriarty frente al Londres de Holmes. La capital de la cultura y del arte, de los idealistas y aventureros, frente a la capital rígida, victoriana e hipócrita de un vasto Imperio. Y por el medio, siempre, la deliciosa Irene Adler, of course.

Pues eso, esta memorable reinterpretación del canon holmesiano bajo el título de “Yo, Moriarty: los diarios del Profesor” es una auténtica delicia de la que esperamos, ansiosos, continuación.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.