El Norte de Castilla
img
Etiquetas de los Posts ‘

periodismo

‘Fake news’
Eduardo Roldán 12-04-2018 | 7:16 | 0

<<El rumor no es noticia>> fue en tiempos un, si no el, principio rector del credo periodístico. Y principio en acto. Incluso la prensa amarilla no llegaba a quebrarlo; podía doblarlo, sugerir entre líneas, pero cuando lo hacía no permitía que al lector le quedaran dudas de que la veracidad de la noticia resultaba neblinosa. Hoy el principio, como escribir cartas a mano y en papel, es el vestigio de una era remota. De hecho, hemos alcanzado un nuevo estadio; el rumor, para que funcionase, debía poseer un aroma de verdad, una textura de posibilidad fundada en un hecho conocido o posible.

Este mínimo requisito resulta ya ocioso. El más delirante y menos argumentado libelo puede hacer fortuna planetaria si el azar y la voracidad general por conocer de las miserias ajenas se confabulan. Con un barniz añadido, más descorazonador: el libelo no se ciñe a asuntos particulares, afecta a las más serias materias comunes y se viste con la dignidad de la noticia contrastada, de la ética informativa —columna vertebradora del periodismo, siquiera del periodismo teórico— para meter de rondón una acusación o denuncia que, aparte de herir al disparado, acarreará al tirador un beneficio directo o indirecto.

No hay pues inconsciencia en las ‘fake news’: hay una intención goebbelsiana por causar un daño muy concreto, y si se propagan como langostas es porque resultan efectivas. El aburrimiento monocorde y la falta de discriminación a que contribuye la saturación informativa facilita el fenómeno, y uno ya no sabe a qué o a quién dar crédito, si al tirador o al disparado. Más aun: el posible disparado puede acusar, como defensa preventiva, de tirador de ‘fake news’ a quien sospeche que tiene algo veraz, un hecho tangible que puede salir a la luz y ponerle en un aprieto. Así, para el ciudadano la confusión se ha vuelto casi sólida, y por pura salud mental muchos prefieren no tratar de discernir dónde se halla la verdad. Si es que se halla en algún sitio.

(El Norte de Castilla, 12/4/2018)

@enfaserem

Ver Post >
Morbo natural
Eduardo Roldán 11-01-2018 | 11:59 | 0

Ha salido un estudio que afirma la inclinación natural del hombre por el morbo, sucesos violentos, cruentos, miserables, con frecuencia con resultado de muerte, una o varias, o de lesiones graves. Esta conclusión se relaciona al parecer con el desarrollo evolutivo: el hombre tiende al morbo para eventualmente detectarlo y evitarlo y así mantenerse seguro y poder perpetuarse. El pobre Darwin es el profiláctico científico más (ab)usado frente a posibles críticas. En cualquier caso, lo incuestionable es que consumimos morbo hasta un punto rayano en la adicción. Si es que no lo hemos rebasado ya. El caso de Diana Quer ha sido quizá el más notorio en unas semanas en que día sí y día también nos hemos desayunado con violaciones adolescentes en grupo, asesinatos domésticos, mascotas torturadas… Morbo llama a morbo como cigarrillo a cigarrillo, y como decía Oscar Wilde de estos, uno nunca se queda por completo satisfecho y tiene que enceder otro.

¿Cabe pues estar con el estudio o culpar a los medios? ¿Qué fue antes, el huevo de la audiencia o la gallina de la curiosidad? Como las grandes novelas y filmes de género demuestran, con un tratamiento adecuado el suceso vulgar y violento se puede elevar a la categoría de arte y extraerse de él alguna enseñanza sobre la naturaleza humana, cuestionarnos si la moral es un absoluto inamovible (¿está justificada la venganza en ciertos casos?)… Pero lo que nos pone es el rumor por el rumor, la sangre por la sangre, sin querer ver más allá. ¿Que algún familiar o amigo de la víctima desea que lo dejen en paz? Se siente: derecho a la información, y oponerse a él o siquiera sugerir una restricción es pasaporte seguro para que te tilden de censor fascista.

Tampoco hace falta dar pie a ello. Basta con no prestar atención al morbo para reducir e incluso, al cabo, borrar su presencia. El hombre quizá tenga la inclinación natural, pero posee también la libertad de decir que no.

   (El Norte de Castilla, 11/1/2018)

@enfaserem

Ver Post >
Narcoviolencia
Eduardo Roldán 02-06-2017 | 7:39 | 0

El más reciente informe del Instituto Internacional para Estudios Estratégicos alumbra una tabla de cifras que no son solo matemáticamente incontestables sino humanamente ciertas. Por lo sorprendentes: con más de 36.000 muertes en 2016, México excedió en más del doble a las de Irak o Afganistán, y solo fue rebasado por Siria, descuartizada por más de un lustro descendiente de guerra espiral. Cifra tanto más abrumadora por cuanto que en su gran mayoría es producto directo del gatillo o el cuchillo y no del avión o el tanque. En Méjico se asesina cara a cara —o cara a nuca—. En Méjico la muerte señala con nombre y apellidos; la agenda de un sicario podrá estar ajada, pero es más escrupulosa que la de un contable avaro.

Méjico es así un mosaico inabarcable de taifas que ni siquiera necesitan esconderse para operar, pues la droga es capaz de transustanciarse en sobres reventones de billetes con la rapidez de un chasquido de dedos, y de deslizarse por los pasillos de los estamentos del Poder con la eficacia impune de un ángel invisible.

¿Impune? Hay todavía al menos alguien, uno, muchos, que pretenden, a riesgo de que su nombre engrose la libreta del sicario, ponerle freno a esta corrupción endémica. El periodismo es contrapoder o no es. Su objetivo primero —contar la verdad— se justifica y honra cuando se cuenta bien; el periodista de raza, al contarla, hace la verdad más verdadera, su voz es el eco noble y generoso a la espera de que alguien lo escuche y, quizás, incite al movimiento reparador. Un movimiento que, de iniciarse, será con seguridad lento y trabado, pero el narco no admite dudas: la muerte silencia la voz para siempre, o sea hasta que la siguiente ose alzarse. Es triste que solo nos acordemos de este viejo pero inmortal oficio cuando alguno de sus fieles es abatido, y no menos triste que la solución —legalizar la mercancía— sea conocida por todos los personajes de la trama sin que se plantee ni remotamente ponerla en práctica.

(El Norte de Castilla,  25/5/2017)

@enfaserem

Ver Post >
La Fundéu
Eduardo Roldán 26-02-2015 | 4:32 | 0

No siempre cumplir años es un lastre. Los diez que acaba de cumplir la Fundación del Español Urgente demuestran que la Fundéu sigue tan flexible y alerta como un gato callejero y nocturno. La permanente adaptación al pulso social, como corresponde a una fundación —las fundaciones deberían ser todas instituciones en gerundio—, no ha supuesto merma alguna de su personalidad ni del vigor de su labor. La eclosión de las comunicaciones instantáneas ha convertido a la Fundéu en un oráculo al que no solo acuden ya los periodistas —destinatarios originarios de las recomendaciones de la fundación— sino los receptores de noticias; este éxito divulgativo se cifra en que la Fundéu no impone sino que recomienda, e incluso cuando prescribe un uso se tiene la sensación de haber recibido un consejo en lugar de una orden. Por ello cala más que la RAE, pese a que la RAE no deje de ser el oráculo del oráculo.

En cualquier caso los periodistas no deberían dejar de acudir. Urgencia —y ciertamente vivimos en tiempos urgentes, cuando no desquiciados— no quiere decir falta de cuidado: quiere decir línea recta, oídos abiertos, inmediatez. La urgencia no disculpa ni la ortografía arbitraria ni la gramática confundidora, que además de depreciar el contenido del mensaje suponen una falta de respeto para el receptor, y para el emisor son como un jarro de tinta negra y tierna sobre sí mismo. La tragedia es que dentro del propio gremio ha llegado a considerarse normal el uso erróneo del idioma: <> es una expresión que se puede escuchar a diario en las tertulias, sin que a nadie parezca importarle. Sospecho que parte del problema es que términos como ‘cuidado’, ‘dominio’, etc., dan la imagen de pajaritas y birretes, de legajo mohoso y enrollado, no de algo vivo y palpitante, útil y maleable, que es lo que ha de ser —lo que es— ante todo una lengua.

(El Norte de Castilla, 26/2/2015)

@enfaserem

Ver Post >
Aniversario
Eduardo Roldán 26-09-2014 | 8:19 | 1

Este periódico celebra hoy su ciento sesenta cumpleaños y la cifra, en un mundo de usar y tirar como el que vivimos, donde las empresas, las titulaciones, los proyectos tienen una vida cada vez más efímera —bien por vocación, bien por resignación—, suena un tanto inverosímil. Escribía recientemente Muñoz Molina que todo centenario tiene algo de póstumo y marmóreo, de cosa fija; no en el caso de un periódico, que ha de renacer cada día como un Fénix de las noticias, si bien es cierto que muy pocos han llegado a cumplir el siglo, y de ahí quizá la omisión de la excepción.

En tantos años El Norte de Castilla ha pasado inevitablemente por varias edades y hecho frente a no pocos obstáculos, desde el orondo obstáculo censor de don Manuel Fraga al palpitante de la crisis económica, o, como casi seguro sea inevitable en empresa tan longeva, también a los obstáculos derivados de las oposiciones internas. Y así ha ido quebrando, regateando, tropezando y levantándose, sin perder en el camino una credibilidad que es sin duda la marca de la casa, producto de una independencia tan modesta como firme y plural —digo modesta porque la independencia autocacareada no suele ser otra cosa que patente de corso para el amarillismo—. En el momento en que un periódico se alía de algún modo con el poder, está sellando su defunción, y esto el lector lo nota: el periodismo no es cuarto poder sino contrapoder. El quizá otro rasgo de identidad de El Norte… sea el cuidado por la cultura y el lenguaje —pocos periódicos han tenido tal nómina de escritores en el puesto de dirección—. La era digital ha causado estragos lingüísticos en todos los medios, que parecen no darse cuenta de que la manera de presentar una noticia influye en el contenido de la misma. Uno espera que El Norte… mantenga el cuidado aun cuando el tiempo lo obligue a renunciar al papel definitivamente, como espera que cumpla otros tantos años como los que hoy celebra. Por muy inverosímil que suene.

(El Norte de Castilla, 25/9/2014)

@enfaserem

Ver Post >