img
Tres pies en un ataúd
img
Roberto Carbajal | 10-01-2017 | 13:10| 0

Tal vez prescriban los delitos, pero la hipocresía y la estupidez humana no tienen fecha de caducidad. El Consejo de Estado emitió un dictamen en el que se culpa al Ministerio de Defensa de la irresponsabilidad en el accidente del Yakovlev 42, en el que murieron sesenta y dos militares españoles que regresaban de hacer su trabajo en Afganistán. El titular de la cartera de entonces, Federico Trillo, se fue de rositas a pesar de conocerse que el reconocimiento de los cadáveres se hizo a la española, chapucera y con un criterio que debió costarle la cárcel a algunos de los implicados en llevar a cabo esa tarea tan delicada. Había prisa por darle carpetazo al accidente, echándole la culpa a los pilotos y punto. Pero trece años más tarde los muertos llaman a la puerta del ministerio a través de sus familiares. La cadena de subcontratas del avión elegido para trasladar a nuestros militares fue temeraria. Todo el mundo fue alertado de que las aeronaves de la extinta URSS no eran seguras, incluso hoy en día siguen bajo sospecha. Interpelado durante una de sus carreras a lo robocop, Mariano Rajoy despachó este asunto como algo que sucedió hace muchos años. Como verán, nuestro hombre no decepciona a nadie con sus respuestas. No obstante, todos los focos alumbraban como máximo responsable a Trillo, hasta la fecha, embajador en Reino Unido. Él y muchos de sus subordinados de antaño fueron premiados con ascensos y destinos dorados. Fernando Martínez-Maillo, uno de los jefes del PP, respondía anteayer que qué quiere la gente hacer con el exministro. ¿Lo llevamos a la isla de Perejil?, preguntó. El escándalo de que los familiares de las víctimas recibieran un revoltijo de carne de varios cuerpos sería motivo suficiente para destinarlo como embajador en el islote de la discordia. La actual titular de Defensa, Dolores de Cospedal, ha recibido a las familias de los soldados. No se trata solo de hablar de indemnizaciones, que resultan pírricas a estas alturas. Tiene que dar respuesta a sus demandas, porque sí, en uno de los ataúdes se encontraron tres pies.

Publicado en El Norte de Castilla el 11 de enero de 2017

Ver Post >
Adiós, Anastasio
img
Roberto Carbajal | 11-01-2017 | 11:16| 2

El investigador y columnista de El Norte de Castilla, Anastasio Rojo Vega, falleció ayer. Lo conocí un día durante una visita a una bodega junto con otros compañeros de columna del periódico. Me pareció una excelente persona, algo que corroboré con quienes le conocían mejor. Era alguien con una preparación encomiable y un prestigio profesional científico de altura. Pero, ante todo, encontré a un ser sencillo y afable. Le echaremos de menos. Descanse en paz.

Ver Post >
Cosificados
img
Roberto Carbajal | 03-01-2017 | 18:33| 0

Usted se llama Pablo Español. He adivinado su nombre, no tiene ningún mérito, pero lo que voy a contarle es peor. Es un número; es más, un número primo, primo hermano. Se ha relajado bastante para mi gusto. Créame, durante la primera gran guerra la élite del ejército cosificó a la tropa, sobre todo el ejército francés, que usó literalmente a sus soldados como si fuesen el toner de las actuales impresoras. En el interregno de la segunda gran guerra, los nazis grabaron en los brazos de los concentrados un número con el que fueron cremados en los campos de exterminio. Pero desde el siglo XX hasta nuestros días la degradación del ser humano no ha hecho más que aumentar. Usted ha pasado de ser un ser humano a convertirse en una quisicosa. Su nombre, Pablito para su madre, ha experimentado una transformación. Usted ya no es Pablo, porque se ha metido en complicaciones. Usó Internet, vía a través de la cual se ha transfigurado en una persona irreconocible. Tal vez, en su casa sigan reconociéndole como Pablito el noble, pero desde que usa las redes sociales usted es un don nadie. Usted mismo se ha asignado un nick, un alias para identificarse en Internet. Ahí se establece el punto de inflexión en el que vuestra merced ha renegado de sus derechos como ser humano. Tal vez lo desconozca, pero alcanzar el objetivo de que le califiquen como ser humano ha costado un triunfo. Verá, ahora ya no es ese ser humano. Las empresas comenzaron a llamarle cliente, cuando en realidad era en esencia una persona. Más tarde, a alguien se le ocurrió calificarle como consumidor. Imagine, consume, ergo es eso, consumidor. Si tiene la desgracia, o la fortuna, de convertirse en un ser biónico, desconozco cómo le calificarán. ¿Hall 9000?, como en ‘Una Odisea del Espacio’, de  Stanley Kubrick. Desde que existe el ser biónico, la degradación del ser humano no ha hecho más que avanzar. Algún día la gente será un número, sólo eso; de hecho, en las grandes corporaciones se deshacen de la gente como si fueran números, como hacían los nazis. Eso sí, salvando las distancias.

Publicado en El Norte de Castilla el 4 de enero de 2017

Ver Post >
La costurera
img
Roberto Carbajal | 19-12-2016 | 18:47| 0

Ya tenemos plan. El expresidente Zapatero ha dado su visto bueno a la más que posible candidatura de la presidenta andaluza para alzarse como secretaria general del PSOE. Abrazados como dos tortolitos, Susana Díaz apareció con una sonrisa que casi descose su cara pegada al entusiasta de ZP. Menudo aval la respalda. Aún queda tiempo para que los socialistas celebren el congreso para elegir a su líder, pero la gente del partido ya está tomando posiciones. La estructura política de la formación está hecha un desastre y todos recordamos que Díaz habló hace meses de la necesidad de coser un partido desastrado. El caso es que los socialdemócratas españoles están a uvas y no salen de su aturdimiento. Desde la gestora insisten en que hay que seguir hablando y aclarar las ideas para, sí, coser el partido y armar una propuesta sólida con la que presentarse ante los electores. La realidad es que coser, lo que se dice coser, no parece que lo estén haciendo. Soy hijo de sastre y sobrino de modista, así que háganme caso porque lo mamé desde niño. Vi cómo mi padre doblaba la espalda a lo bestia y, comparado con lo que están planteando nuestros queridos socialistas, no veo la misma actitud y menos aún similar aptitud. Susana Díaz no ha trabajado en su vida en la empresa privada. Toda su trayectoria se circunscribe al partido socialista andaluz. Empezó como meritoria y comenzó a ascender siendo buena chica, entregada a lo que le pidiesen los jefes. Años más tarde la nombraron consejera y, quia, una vez caído en desgracia Griñán, le tocó el premio gordo. Esta es la que pretende gobernar en España. Si el futuro de la socialdemocracia en nuestro país ha de recaer en esta mujer, va apañada esa corriente ideológica. Estoy seguro de que cuando habló de coser el partido no tuvo en cuenta los gajes del oficio. Primero hay que tomar medidas al cliente, luego plantear los patrones, marcar con la tiza, cortar, hilvanar, probar y, corregidos los defectos, comenzar a coser y deshilvanar. Otra cosa es cobrar, que tiene tela, porque el sablazo es el deporte nacional.

Publicado en El Norte de Castilla el 21 de diciembre de 2016

Ver Post >
El alquimista fallido
img
Roberto Carbajal | 12-12-2016 | 23:29| 0

Pablo Iglesias pensó que podría cambiar la política española. Se equivocó. Él, sin darse cuenta, se ha convertido en un estandarte de la clase dirigente actual. Su mesianismo se ha quedado en nada. La vieja política, de la que renegaba, ha penetrado en su partido por ósmosis inversa, que es una técnica por la que se vuelve potable el agua, solo que en el caso que nos ocupa se ha quedado en un líquido insalubre. Iglesias se ha enfrentado a su lugarteniente, Íñigo Errejón, y viceversa. Ambos representan dos corrientes diferentes, como suele suceder en los partidos a los que tanto tiempo han criticado. Errejón e Iglesias constituyen dos formas de interpretar la política. Ninguno de los dos son nada, humo que se vende a través de la televisión. El basamento de Podemos está sustentado en una base social que muestra su disconformidad con la forma en que se ejerce la política tradicional en España; el sustento de este partido populista no es otra cosa que una amalgama de personas encabronadas por la degeneración que ha venido experimentando la sociedad de nuestro país como consecuencia de la crisis económica. Pablo Iglesias cree que puede reemplazar al PSOE como una fuerza con posibilidades para representar a la izquierda moderada, pero nada más lejos de la realidad. Podemos es un invento, una recreación, un infundio que promete el paraíso a quienes viven en el desencanto; no es nada más que eso. Mantendrán su representación en el Parlamento durante algún tiempo, hasta que las aguas regresen a su cauce, que es lo que reivindica la naturaleza. Algún día los socialistas recuperarán la senda de la conexión con su suelo electoral y Podemos pasará a ser un hecho residual de esa supuesta izquierda. Pablo Iglesias cree que es un remedo de la iconoclasta imagen del Che Guevara, un personaje del ala izquierdista regeneradora y revolucionaria. Pero sucede que este hombre, Iglesias, vive en un mundo imaginario, en su Arcadia feliz, en la que todo es posible para proporcionar un mundo idealizado que es imposible de sustanciar. Pablo Iglesias es un bluf.

Publicado en El Norte de Castilla el 14 de diciembre de 2016

Ver Post >
Desatinos
img
Roberto Carbajal | 05-12-2016 | 23:21| 0

Al papa Francisco lo están poniendo a parir desde sus propias filas. Jorge Bergoglio ha removido las conciencias de una Iglesia que se dirigía hacia una deriva medieval y los más viejos de esta confesión no le perdonan los giros y la política de mano tendida que ha sembrado desde que accedió al trono de san Pedro. El Papa ha roto todos los moldes y ha rehabilitado a quienes habían sido condenados por anatema, homosexuales, divorciados y demás familia: todos son criaturas de Dios, según Bergoglio. La vieja guardia cardenalicia, encabezada por el antiguo ministro del exterior Tarcisio Bertone, que habita un casoplón propio de un príncipe, mientras que el jefe de los católicos vive en la más completa austeridad. Imagino la imprecación a la que en privado y ante quienes deseen escucharle, estómagos agradecidos, proferirá monseñor Rouco Varela, el otrora todopoderoso amo y señor de la estructura católica en nuestro país. Francisco es el papa de los pobres, de los apartados y descartados, que se declara de izquierda al renegar de la derecha. A todos estos reaccionarios les gustaría verlo muerto.

La Casa Real ha enviado a las exequias de Fidel Castro al rey emérito, don Juan Carlos, suponemos que con el visto bueno del Gobierno, al tratarse de un asunto de estado. Como somos muy escrupulosos, Felipe VI no parecía ser el indicado para representar a la nación en este funeral tan trascendente. Cuba se encuentra en un punto histórico que podríamos calificar como precapitalismo, y son muchos los países que están atentos preparando el desembarco en la isla caribeña. España es el primer inversor en el sector hotelero, pero existen otras grandes oportunidades de negocio que pronto eclosionarán; por tanto, deberíamos aprovechar los lazos históricos y hacernos los simpáticos con el país. Pero no, a nosotros nos gustan los saudíes, que, como todo el mundo sabe, constituyen la democracia consolidada de Oriente Medio. Ahora entiendo por qué TVE no emitió ‘Españoles por el mundo: Israel’, que se apartó de la parrilla para no molestar. Ay, Señor, llévame pronto.
 
Publicado en El Norte de Castilla el 7 de diciembre de 2016

Ver Post >
Escrúpulos a la carta
img
Roberto Carbajal | 29-11-2016 | 12:11| 0

Resulta sorprendente cómo los dictadores se acomodan en el corazoncito de Occidente. Muhamar el Gadafi. Mientras el dictador libio sirvió a los intereses de Francia, fue agasajado por el presidente francés Nicolas Sarkozy en el Palacio del Eliseo, por financiar ilegalmente su campaña electoral. Años después, la presidencia instigó, aprovechando el escenario de la Primavera Árabe, un golpe en el que fue asesinado intelectualmente por los servicios de inteligencia galos, aunque vapuleado por la muchedumbre. En España sucedió algo similar, pero sin magnicidio. Aznar le puso la alfombra roja para albergar sus jaimas. El contrato del siglo para las empresas españolas en Arabia Saudí ha provisto una fuente de ingresos esencial gracias a la construcción del tren de alta velocidad entre Medina y La Meca. China es la principal factoría del mundo, allí se fabrica un arsenal de productos que abaratan los costes de los países desarrollados, y poco importa que sea una dictadura comunista. Aliados, amigos… el calificativo del que se les revista: siempre primarán los intereses nacionales frente a la democracia y su deseo expansivo ‘en favor de los pueblos’. Ahora la historia ha llamado a Fidel Castro. Nuestros intereses hoteleros en Cuba han hecho del país caribeño un socio estratégico, una nación a la que nos unen vínculos culturales e históricos. Esto es lo que se dice. EE UU no pudo con Castro, a pesar de los 368 intentos de asesinato que pergeñó la CIA, al margen del desembarco en la bahía de Cochinos en la época de John F. Kennedy. Lo cuenta Fabián Escalante, exjefe de los servicios de inteligencia de la dictadura cubana, en su libro ‘La guerra secreta’. Puros explosivos, trajes de buzo con hongos, incluso una antigua amante fue contratada para asesinar a Castro y éste le prestó la pistola para que lo llevara a cabo. Todo quedó en nada. Fraga Iribarne se deshizo en agasajos durante una de las visitas del sátrapa al pueblo gallego en el que nació su padre. ¡Ay, los dictadores…! Son unos cabrones, pero son nuestros cabrones, según nos convenga.

Publicado en El Norte de Castilla el 30 de noviembre de 2016

Ver Post >
Franco vive
img
Roberto Carbajal | 21-11-2016 | 22:37| 0

Imaginen que en Alemania hubiesen creado una supuesta fundación Adolf Hitler de la eficiencia energética y la transformación pirolítica del cuerpo humano. Pues bien, en España sufragamos con nuestros impuestos la ‘Francisco Franco’. Han pasado más de cuarenta años, pero aún subsiste en nuestro territorio esa presencia inquietante. El inefable recuerdo de Paco Franco sigue dando nombre a muchos de los espacios públicos de nuestro país en municipios que desoyen el cumplimiento de la ley de la memoria histórica. Demasiados lugartenientes del dictador permanecen en los letreros de las calles y nadie ha movido un dedo para condenarlos al ostracismo. En Alemania no se permitiría que las plazas se vistiesen con el nomenclátor de los nazis. Cuando le cuentas a un germano que aquí sí que se aplica esa política, no lo creen; hasta que se lo muestras y entran en trance. Hitler y Franco estaban hechos de la misma pasta, ambos eran unos paranoicos sin alma y los dos sátrapas fueron unos genocidas, a pesar de que les diferencien unos millones de muertos. España es un país extraño. A pesar de que nuestro dictador expirase en 1975, aún conserva un halo mágico, como si no se hubiera marchado. Hay quien contempla su eterno mandato como un hecho épico que rescató a la nación del desastre y que sembró de paz la convivencia entre españoles. Los más nostálgicos ven en este asesino a un ser paradigmático. Anhelan aquellos días en los que, según ellos, todo el mundo tenía un empleo y que, cómo no, buena falta nos haría hoy alguien como él. A la vecina de al lado, esa señora tan amable y aseada que te da los buenos días al entrar en el ascensor, puedes encontrarla en televisión lanzando soflamas en favor del jefe de los bandidos del antiguo régimen, brazo en alto. Es cierto que en Europa miles de jóvenes neonazis se manifiestan recordando viejas glorias. Pero en el caso que nos ocupa, existen en España grupúsculos similares, que van en aumento, muchos de ellos víctimas de la serendipia que se experimenta en algunas librerías e Internet. Españoles: no, Franco no ha muerto.

Publicado en El Norte de Castilla el 23 de noviembre de 2016

Ver Post >
Una oportunidad
img
Roberto Carbajal | 15-11-2016 | 18:57| 0

No todo van a ser malas noticias sobre Donald Trump. Por ejemplo: en España no tenemos a nadie que se le parezca, al menos que tenga predicamento o visibilidad pública. Padecimos a un sujeto que provenía del mundo de las finanzas, un hombre de éxito y elevado a los altares por las instituciones universitarias. Se llamaba Mario Conde, y todo el mundo conoce su historia. No negaremos que el presidente electo de EE UU causa inquietud, porque es como una pelota de goma sin control y aún desconocemos cómo va a afectarnos su mandato. De él se ha dicho que es un patán, ignorante, xenófobo, sexista y un sinfín de calificativos con los que podríamos definirlo. Pero a pesar de todo lo anterior, suele pasarse por alto que es un hombre de éxito y que a partir de enero su poder marcará gran parte del destino del mundo. Siempre han existido la belleza y la fealdad, los gordos, los flacos y el bien y el mal. A Trump lo hemos perfilado como la encarnación de todos los males. Como aseguraba san Agustín, si el mal no existiese habría que crearlo. Los sesenta millones de estadounidenses que auparon al magnate hacia la Casa Blanca sabían lo que se hacían. Son blancos, de clase media o alta, según las estadísticas publicadas recientemente. Bien. Una vez localizado el problema, fijemos cómo defendernos de sus futuras políticas. En el espacio del ‘bien’ contamos con un territorio que defiende otros valores. Se llama Europa y nosotros somos parte de ella. El más que probable aislacionismo y el proteccionismo de Trump debería alertarnos sobre los peligros de no marcar la pauta para diferenciarnos de lo sucedido en territorio americano. La EU debe perseverar en defender sus valores. Frente al aislacionismo del otro lado del Atlántico debemos trazar la senda de la expansión. El populismo que ha coronado a Trump no debe extenderse hacia el espacio europeo. Contemplamos con estupor cómo los británicos fueron presa de un pánico infundado abandonando la EU. En Francia, la fascista Marine Le Pen se está frotando las manos de cara a las elecciones. Populismo y dinamita pura.

Publicado en El Norte de Castilla el 16 de noviembre de 2016

Ver Post >
Adiós, pensión, adiós
img
Roberto Carbajal | 09-11-2016 | 18:28| 0

No tema: usted va a cobrar unos euros cuando se jubile. Es cierto que le dará para poco, así que póngase las pilas. Yo iría al gimnasio para estar en forma a los setenta años, le va a hacer falta porque, si nadie lo remedia, tendrá que acostumbrarse a ser pensionista y compatibilizarlo con un trabajo por horas. Esto sucede ya en Alemania, un país que no está arruinado; por tanto, cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. España está casi quebrada, por mucho que nos digan lo contrario. La deuda supera al Producto Interior Bruto, es decir, el Reino debe más de lo que produce. ¿Es para estar acongojado o no? Los germanos no tienen ese problema y miren cómo viven muchos jubilados en la locomotora europea. El nuevo Gobierno ya está empezando a lanzar mensajes sobre la reforma del sistema de pensiones porque la llamada ‘hucha’ se está agotando. Sólo quedan 25.000 millones, que sirven para cubrir las pagas extraordinarias. Esta cantidad se esfumará en breve y España tendrá que financiarse en los mercados, porque de hecho ese fondo de reserva ya es deuda pública de por sí, no lo olvidemos. Imagino un camarero de ochenta y tantos años sirviendo un café en un bar. ¿Llegará frío a la mesa, o, peor, llegará la taza al completo? Es para echarse a temblar. La realidad es que alargar la edad de jubilación a causa de la esperanza de vida actual no es la solución. Con los salarios que se pagan hoy en día se hará imposible sufragar semejante gasto. Si se prolonga la utilidad de las personas mayores, los jóvenes no podrán incorporarse al mercado laboral. Debería subirse el salario mínimo para llenar la caja, pero los empresarios pondrían el grito en el cielo. ¿Qué podemos hacer? Sabios tiene la Santa Madre Iglesia. El caso es que el asunto tiene que ser abordado de inmediato, porque tengo la sensación de que en un futuro no muy lejano vagarán por las calles oleadas de pobres. De momento, Rajoy ha dicho que hay que reeditar el Pacto de Toledo. Pero la clave es de dónde va a salir el dinero. He aquí la cuestión, querido Watson.

Publicado en El Norte de Castilla el 9 de noviembre de 2016

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?